¿Cuál es el futuro de la búsqueda de empleo? ¿Cómo van a afectar los cambios tecnológicos, las apps y las redes sociales a la búsqueda de trabajo?

Hoy voy a fabular. Me aventuraré, aunque con algo de conocimiento, sobre hacia donde avanza la búsqueda de empleo. No es hablar por hablar.

El mercado de las publicaciones de las ofertas de empleo ha cambiado radicalmente en los últimos años. Primero pasamos de la inmersión de ofertas en diarios a la irrupción de internet y de portales de empleo como Laboris e Infojobs. Finalmente, estamos sumergidos en el mundo de las redes sociales. ¿Se parará aquí?

Según el informe que publica Adecco e infoempleo cada año sobre redes sociales y mercado de trabajo, y que recomiendo leer especialmente, hemos pasado del 10% de uso de las redes sociales para reclutar en el 2009 al 49% en el 2013.

Además, a la pregunta formulada en el informe del 2013 sobre qué medios cree que vFuturoa a utilizar como reclutador en los dos siguientes años, empatan con un 49% los portales de empleo con las redes sociales. Les sigue la propia web de la empresa (43%), contactos (38%) y promoción interna (34%).

En el lado contrario, caen el SEPE (7%), que sigue demostrando su inoperancia en la intermediación laboral y la prensa (5%), evidentemente por el impacto de internet.

Por tanto, ya tenemos evidenciado con números el nuevo paradigma de la búsqueda de empleo:

  • Se acaba con el anterior paradigma donde la prensa y el SEPE dominaban la intermediación laboral.
  • Siguen los portales como primera-segunda opción.
  • Pero aparecen las redes sociales de forma fulminante.

Otro detalle interesante del estudio, es que los reclutadores afirman que recurren en un 54% de ocasiones para reclutar en Linkedin, mientras que Twitter (28’6%) alcanza la segunda posición y Facebook (24%) queda en tercer lugar. Xing evidencia su poca presencia en España y me satisface el 14% que consiguen los blogs (por la cuenta que me trae ;-))

También destacaría que los empleadores utilizan diversos canales para publicar la oferta y buscar candidatos. Parece ser que éstos utilizan los canales de empleo en función de:

  1. Donde creen que encontrarán el perfil deseado.
  2. Del gasto que genera, tanto de tiempo como económico, el canal de empleo.
  3. De mecanismos automáticos de funcionamiento (empresas que llevan hace tiempo estipulado cómo buscar candidatos y por dónde).
  4. De los resultados que hayan tenido con el canal utilizado.
  5. Del nivel de conocimiento de las TIC que tengan.

Llegados a este punto, empiezo a aventurarme…

Todo parece indicar que las redes sociales han venido para quedarse por un tiempo. Lógico. De hecho, aventajan a los portales a que son más baratos en su mayoría. Aún así, puede haber diferenciaciones. Me explico.

Linkedin es la red profesional más activa en España. Pero, ¿crecerá en volumen de ofertas? En el último año, he observado un aumento en su número de ofertas, o sea que si lo gestionan bien, seguirá siendo así. Además, tienen una gran base de datos de profesionales. Con lo cual, será un punto de encuentro entre oferta y demanda muy interesante en el futuro. ¿Qué le falta a Linkedin? ¿Convertirse en algo más que una red de networking? ¿Aumentar sus servicios de intermediación laboral? Personalmente, creo que sí.

¿Y las otras redes? Muchas empresas empiezan a hacer un buen uso de su propia web. De hecho, muchas ya publican sus ofertas vía Twitter. ¿Coste de todo ello? Mucho más barato y ágil que un portal (los hay desde gratuitos, aunque funcionan poco, cosa que me cuesta de entender- aquí entrarían formas de funcionamiento obsoletas de las empresas o poca difusión o servicio de poca calidad de los portales gratuitos- hasta los que hay que pagar cerca de 300€ por oferta, como Infojobs). Sólo hay que sumar el coste de alguien que publica la oferta en su propia web o en twitter, pero eso ya está dentro de lo estipulado si se contrata un portal.

¿Alguien se imagina el potencial de Twitter si las empresas se dedican a retwitear sus ofertas por este canal? Con lo poco que cuesta, no es muy extraño que pueda suceder. Sólo tiene un inconveniente, el buscador de twitter, que es muy genérico. Pero, ¿qué pasaría si Twitter introdujera sólo un buscador para ofertas?

Estad atentos a Twitter. Ya hoy por hoy, es un gran difusor de ofertas. Pero aún puede mejorar más. Si alguien de Twitter me lee, por favor, recuerde de donde ha salido esta idea. Puede que no lo hayan hecho ya por algo que se me escapa y no sea tan fácil, o no les interese. Puede.

Facebook. Yo creo que esta red está a la baja, y que, aunque hay usuarios que utilizan su cuenta para replicar ofertas, en el ámbito del mercado laboral ha sido absorbida y prefiere ir por lo que le ha dado dinero, la red más relacionada con el ocio y la amistad.

Otras redes que de alguna forma nos podrán ayudar con la búsqueda de empleo, aunque no sea para la difusión de ofertas:

Prezi/ Slideshare: Nos permiten compartir presentaciones interesantes. Las podemos utilizar para mostrar nuestra marca personal, nuestro producto, nuestro CV de forma creativa…

Pinterest: Interesante para profesiones donde la imagen vale más que mil palabras (cocineros, diseñadores, fotógrafos…).

About.me: es una carta de presentación 2.0. Interesante para poner el link en el CV y darle una aire alegre y moderno al mismo.

Pero, no todo es 2.0. ¿Os imagináis lo fácil que es hacer las killer questions típicas de los portales de empleos a los que nos inscribimos a ofertas, mediante Whatsapp? Tienes una serie de candidatos. Pero no quieres entrevistarlos a todos. Les puedes enviar a todos unas preguntas eliminatorias mediante Whatsapp.

¿Y los portales de empleo? De momento, ya he visto tres cambios importantes:

  1. Unos han cerrado (Yaencontre) o se han fusionado (El Pais-Monster) o han sido adquiridos por otras empresas (Trabajar- Be Bee).
  2. Otros han perdido un gran volumen de ofertas (Laboris).
  3. Otros han evolucionado convirtiéndose en red social (Infojobs hace poco incorporó el apartado contactos, como en Linkedin, aunque al año desestimó esta aplicación.).

Pero no acaba aquí. ¿Y las aplicaciones móviles? En Francia, por poner un ejemplo, ya hay una aplicación móvil de geolocalización de ofertas de empleo. Te descargas la aplicación y puedes visualizar ofertas si colocas el móvil haciendo una panorámica de la ciudad o una parte de ella. Si te interesa, puedes dirigirte directamente a la empresa.

Yo mismo estoy trabajando en una aplicación móvil de intermediación laboral.

Las APP tienen un largo recorrido, por lo que deberíamos también estar al día de ellas.

Lo que vengo a decir es, que estéis conectados con las nuevas tecnologías, pues crecen a pasos agigantados y pueden tener muchas aplicaciones en la búsqueda de empleo en el futuro.

Espero que os haya resultado interesante este post.

Un saludo.

 

Autor

Francesc Gelida
Formador, ponencias y conferencias de desarrollo personal y profesional y redes sociales. Linkedin para profesionales