CÓMO Y CUÁNDO PREGUNTAR POR EL SALARIO EN UNA ENTREVISTA

En un principio, me planteaba llamar el post como: “¿Es pertinente preguntar por el salario en una entrevista?”. Pero teniendo en cuenta que es una oferta de trabajo, encuentro evidente que has de acabar la entrevista sabiendo cuál es el salario.

Otra cosa es cómo y cuándo preguntarlo.

En muchas ocasiones, y creo que cada vez más, los entrevistadores incorporan el salario en la entrevista, permitiéndonos no pasar por las dudas que genera hacer o no la pregunta.  Sin embargo, aún hay ocasiones en que no se menciona el salario.images

Hemos de tener en cuenta que para valorar si nos interesa o no el trabajo, éste, es un dato muy esclarecedor, por lo que no podemos salir de la entrevista sin saberlo.

Muchos entrevistadores no explican el salario por diversos motivos, pero sobretodo porque quieren ver cómo el candidato pone en juego sus competencias y cómo afronta una pregunta que sabe que genera muchas dudas. Haciendo esta pregunta se pone en juego, por ejemplo,  la toma de decisiones, la seguridad en uno mismo y en su trabajo, las habilidades comunicativas y la lectura de la situación, competencias que pueden ser útiles para el entrevistador para valorar si tu perfil es idoneo para el futuro puesto de trabajo.

En muchas ocasiones, el entrevistador deja las condiciones del trabajo para el final, valorando primero si el candidato es idóneo para el puesto o no. Esto genera ansiedad a medida que avanza la entrevista y uno ve que no sale el tema. Incluso, a veces no surge porque al entrevistador no le acaba de interesar el perfil y ya no se detiene entonces en las condiciones. Pero no siempre es por este motivo, como ya he comentado más arriba.

Repetidamente en mi vida como reclutador, me ha ocurrido que he entrevistado a personas que no han mostrado excesivo interés en el trabajo, o que no han sido especialmente comunicativas, y que, al final, me lanzan la pregunta cuando les digo: “¿desea hacer alguna pregunta sobre el puesto de trabajo?”.

De esta forma, no. Es totalmente erróneo, porque la persona no ha mostrado interés en ninguna otra cosa y sólo pregunta sobre el sueldo. ¿Cuál es su única motivación? ¿El dinero? Pues puede que no sea de mi interés, porque quiero que le guste su trabajo, que sepa trabajar en equipo, que le interese la forma de trabajar de la empresa…

Te debe haber gustado mucho su perfil o debe ser un trabajo con muy pocos requerimientos para que el reclutador valore a este candidato positivamente.

Hemos de ser proactivos, visualizar el trabajo que nos están explicando para entender qué haremos y qué dudas nos surgen sobre el empleo que nos ofrecen. Haciendo preguntas sobre el trabajo, analizándolo y aportando nuestro punto de vista, ayudamos a generar feeling con el entrevistador y permitimos que nos valore como alguien motivado en el trabajo. Dentro de esta batería de preguntas podemos lanzar la pregunta sobre el salario y otras condiciones del puesto de trabajo. No hace falta lanzarla sólo ante la pregunta final sobre si tenemos alguna duda, sino que se pueden hacer durante la entrevista.

Si mi trabajo es de comercial, puedo preguntar por el producto, por los canales de venta, por los objetivos… Si mi trabajo es en almacén, puedo preguntar por el almacén, la forma de almacenar, sobre el equipo de trabajo… Si mi trabajo es administrativo, sobre los programas informáticos de gestión que utilizan, por quién compone el equipo de administración, por la estructura. Si mi trabajo es de ingeniería, por el volumen de proyectos con los que se están trabajando, por la estructura, por quienes son los clientes… Cada uno conoce su profesión mejor que yo la de todos, pero seguro que puedes hacer la pregunta sobre el salario si te has interesado por más cosas.

Por tanto, se puede hacer al final, dentro de la pregunta última que hemos comentado, si no es la única pregunta que se ha hecho. Pero también se puede hacer durante la entrevista si hemos interaccionado correctamente con el entrevistador, interesándonos por otros puntos de la oferta.

Sobre el cómo… con seguridad y tranquilidad. No hemos de tener miedo a la pregunta. Una buena preparación de la entrevista ayuda.

Una vez, una persona a la que orientaba, había tenido una entrevista con un técnico de selección, y yo, al día siguiente le pregunté:

  • ¿Cuánto cobrarías?
  • No me lo dijo (Aquí no hay proactividad)
  • ¿Y sobre el horario?
  • Tampoco lo sé.
  • Pero sabes dónde trabajarías, ¿no?
  • Tampoco me lo dijo…
  • Oye… ¿tú has ido a una entrevista de trabajo?

No olvidemos que es un trabajo. Les “facturamos” mediante nuestro trabajo y cobramos cada mes por ello. Si fuésemos un proveedor, ¿verdad que diríamos el precio de nuestro producto? Pues nos hemos de acostumbrar a que esto es lo mismo. Eso sí, y repito, también nos hemos de interesar por el trabajo y salir de la entrevista sin ninguna duda.

Y a vosotros… ¿Os ha pasado alguna vez lo que al usuario que orienté?

Un saludo.

11 pensamientos sobre “CÓMO Y CUÁNDO PREGUNTAR POR EL SALARIO EN UNA ENTREVISTA

  1. Muy interesante y práctico, me gusta mucho esto que remarcas sobre hacer las preguntas sobre el trabajo a realizar, los horarios y demás, ya que a pesar de que se espere un salario por el trabajo realizado, las condiciones del mismo en muchos casos ( sino en todos), son factor motivante o no al compromiso con la tarea, ya que a mediano o largo plazo el dinero deja de ser el único factor de importancia.

    • Muy cierto Mariela lo que comentas. El factor econímico es muy importante, pero no es el único. Todos necesitamos sentirnos realizados también mediante el trabajo. Por ello, es necesario tener toda la información del trabajo que nos ofrecen. Un saludo y gracias por leer el blog.

      • A mí me ha pasado esta tarde. La entrevista estaba orientada a ver el perfil del candidato y me quedé sin preguntar nada. Sí que es verdad que llamarán para una segunda y definitiva entrevista para elegir al candidato. Por eso me he cortado de preguntar hoy. Lo dirán entonces, cuando hayan decidido, asumo.

        Muchas gracias

  2. Excelente Blog, aunque muchos aplican el cuanto quieres ganar y es ahi el meollo del asunto, cuando eres capaz de realizar tu trabajo y sabes del trabajo y las maneras para que ese producto salga lo más rapido y ser rentable para la empresa y aplican en que te cotizas muy carooo; obvio no te lo dicen pero se ve en las reacciones del entrevistador…, que poder hacer ante esto???
    Saludos

    • Gracias Carlos por el comentario. Siempre tenemos que tener claro cuánto queremos cobrar y en qué circunstancia. Es decir, puede que no nos importe un salario más bajo del que estamos acostumbrados a cobrar en función de otras virtudes del empleo. Puede que el horario, el ambiente, la forma de trabajar o la proximidad de casa haga que rebajemos nuestras pretensiones. Por el contrario, a más exigencia y dedicación, o distancia, o mal ambiente, querremos cobrar más.
      Siempre tenemos que tener en cuanta el mínimo por el que queremos trabajar. y eso lo marca nuestra situación personal, nuestras necesidades y nuestro ego. Pero lo hemos de tener bien claro para poder responder a esta pregunta. Espero haberte aclarado un poco. un saludo.

  3. Pingback: ¿Cómo ha ido la entrevista? Análisis posterior de la entrevista - El candidato idóneo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*