Dígame algún conflicto en el trabajo y cómo lo resolvió

¿Dígame una situación conflictiva que haya tenido en el trabajo y cómo la resolvió? Ésta, es una pregunta muy habitual en una entrevista de trabajo. Es de aquellas preguntas en las que el candidato no sabe bien qué decir, quedándose en blanco en muchas ocasiones. Para empezar, parece claro que, si nos preguntan por alguna situación conflictiva en el trabajo que hayamos resuelto, nos están preguntando por nuestra capacidad de resolución de conflictos.

Así es, quieren valorar la capacidad de resolución de conflictos a través de un ejemplo, de una vivencia en el trabajo. Para la persona que entrevista, la teoría que hay detrás de esta pregunta es:

  • “Si la persona tiene bien desarrollada la capacidad de resolución de conflictos, será capaz de explicarme algún ejemplo vivido”.
  • “Si la persona tiene buena capacidad de resolución de conflictos, será capaz de resolver satisfactoriamente este conflicto que le expongo al hacerle esta pregunta”.
  • “Si no me explican ninguna situación será por resistencias o miedos e inseguridad a lo que pueda decir o por falta de autoconocimiento y de resolución de conflictos”.

Los profesionales de la selección están muy interesados en conocer la capacidad de resolución de conflictos de los candidatos. Es vital, para escoger al candidato idóneo, valorar si esa persona es una persona resolutiva, que afronta los problemas y que pone en juego una serie de competencias para resolverlos. Si no muestra un alto desarrollo en esta competencia, aunque pueda tener muchos conocimientos, tendrá dificultades para buscar soluciones a las situaciones conflictivas que le puedan surgir.

Resolución de conflictosEn una situación de entrevista de trabajo, es realmente difícil saber si la persona tiene buena capacidad de resolución de conflictos o no. Estamos en lo de siempre, un currículum y una entrevista de tan poca duración es, seguramente, insuficiente para evaluar a un candidato, pero no hay otra forma mejor que no requiera mucho más tiempo o dinero. Evidentemente, es trabajando donde vemos si alguien cumple con las expectativas para el puesto de trabajo o no, pero no se puede contratar a todo el mundo que envía un currículum. Se ha de hacer una selección, aunque ésta no es infalible.

Así que nos hemos de adaptar a estas circunstancias y afrontar la entrevista de trabajo de la mejor forma, sabiendo que nos van a hacer estas preguntas y que según qué respondamos, nos podemos alejar o acercar a nuestro objetivo de conseguir el empleo.

Los consejos básicos que os puedo dar sobre cómo resolver y salir airoso si os realizan esta pregunta, son:

  • Piensa que te la pueden hacer en cualquier entrevista, así que, prepáratela. Escoge alguna situación conflictiva en que te hayas encontrado con anterioridad. De todas las que te vengan a la memoria, escoge aquella que hayas tenido que poner en juego unas competencias interesantes para el puesto de trabajo al que aspiras.
  • Aprovecha para desarrollar y mostrar otras competencias que tengas. Explicando esa situación de conflicto que resolviste, puede que muestres otras competencias, además de la de resolución de conflictos: networking, comunicación, toma de decisiones…
  • Nunca respondas cosas como:
    1. “Nunca he tenido ningún problema en el trabajo”. No es nada creíble. Sólo dice de ti que, o bien no sabes qué decir, o bien estás mostrando resistencia. Si no sabes qué decir puede ser que sea debido a que no hayas pensado sobre ésta posible pregunta (una parte importante de la resolución de conflictos es preverlos), es decir sabes que puede que sea una pregunta que te vayan a hacer en una entrevista, pero aun así no te la has preparado. Esa es una muestra de no afrontar los problemas.

Sea como fuere, nunca es bueno responder de esta forma. La información que damos al responder así, sea por desconocimiento, por bloqueo o por resistencia, es que no demostramos resolución de conflictos.

En otro post ya hablé sobre lo que es la resistencia en una entrevista de trabajo y por qué se da. Recomiendo que os lo leáis, porque es una conducta que se da en muchas ocasiones en un proceso de selección y, sobre todo, en la entrevista.

Para entenderlo un poco más. Vamos a poner ejemplos. Imaginemos que me hacen esa pregunta. Previamente, debería tener pensado en qué situaciones conflictivas me he encontrado en el trabajo y he de pensar en cómo actué. Por ejemplo, puede ser que me vengan a la cabeza los siguientes conflictos:

  • Me echaron de un trabajo por bajo rendimiento, según los superiores, a pesar de que yo no esté de acuerdo.
  • Un día, perdimos unos informes importantes por un fallo informático. Eran muchas páginas y teníamos que entregarlo a la mañana siguiente. Se me ocurrió, primero, mirar las posibilidades de recuperar el documento Word dañado. Hicimos las verificaciones pertinentes, pero no lo pudimos recuperar. A partir de ahí, propuse dividirnos el trabajo de forma que pudiéramos tenerlo para el siguiente día, dejando de lado aquellas gestiones y actividades que no eran urgentes. De esta manera, se pudieron entregar los informes.
  • En un servicio, trabajábamos dos personas que no nos llevábamos bien. La superior, no estaba nunca y sólo hacía una visita al mes, como mucho. Así que el servicio dependía de nosotros, pero no nos llevábamos bien y repercutía al trabajo.
    Un mes más tarde, después de ver que el servicio que dábamos no era de calidad, decidí hablar con mi compañero y ver qué podíamos hacer para mejorar en el trabajo y mejorar nuestra relación, por el bien del servicio.
    Detecté que nuestro perfil era diferente (uno más técnico y otro más de atención al cliente) y propuse que cada uno se encargase de aquello que domina más o le gusta más, pues vi que éramos complementarios. Eso mejoró la relación y la calidad del servicio.

Seguro que alguna de estas situaciones, o similares, las habéis vivido. ¿Cuál de estas situaciones no deberíais decir? Está claro, ¿no? La primera. Si os hacen la pregunta directamente (¿por qué dejó de trabajar en esa empresa?), es diferente. Para saber qué responder, os invito a que leáis el post sobre los motivos de fin de contrato.

La segunda respuesta, muestra una situación conflictiva, pero en la que la persona que lo explica no ha tenido un conflicto con otra persona. Si no nos preguntan en este sentido, se pueden responder situaciones conflictivas sin ser nosotros los motivos del conflicto. Otra cosa es que nos digan si “nosotros” hemos tenido un conflicto en el trabajo.

Éste sería el tercer caso. En esta situación, somos parte del problema. Pero se explica cómo se intentó resolver la situación. Además, se pone en práctica otras competencias como la negociación, la toma de decisiones y la comunicación.

Hay quien me dice que esto es mentir. No. Es vender. Pero el producto es real. Hay que escoger qué situación podemos explicar sin que pueda ser contraria a conseguir nuestro objetivo.

Todos hemos pasado por problemas en el trabajo. No hace falta explicar lo peor. Pero tampoco no decir nada.

Vayamos más por el cauce de la tercera situación explicada. Pero la hemos de tener pensada antes de la entrevista.

Que puedan ver claramente vuestra capacidad de resolución de conflictos.

Autor

Francesc Gelida
Formador, ponencias y conferencias de desarrollo personal y profesional y redes sociales. Linkedin para profesionales

Deja un comentario