Dades personalsLos datos personales en el currículum , así como el resto de datos que aparecen en este documento, han de seguir una serie de principios que ya comenté en otro post. Éstos son:

  • Un currículum debe ser redactado pensando en la lectura rápida, pues los profesionales de selección, ante la lectura de un centenar de ellos, hacen una criba mediante lectura rápida (no pasa en los CV online).
  • Por ello, se ha de incluir técnicas de resaltado explicadas en el post citado.
  • Además, es una herramienta de marketing personal, por lo que debemos decidir qué información interesa incluir y cómo.
  • No hace falta resaltar lo obvio. Redundar, sobre todo si no es importante o resaltar lo obvio va en contra de la estrategia de marketing y de la lectura rápida.
  • El currículum es una herramienta flexible, que podemos organizar siguiendo siempre nuestros intereses y no hace falta que sigamos estructuras definidas.Incluso, podemos usar fplantillas de currículums atractivos y visuales.

Los datos personales en el currículum no se escapan de estos principios. Sin embargo, en ocasiones indicamos datos que no son relevantes y que incluso pueden resultar negativos para nuestros intereses. Vamos a analizar esta primera parte del currículum y si me permitís, hablaré de más cosas como el título del currículum y la foto.

Antes que nada… ¿Indicamos como título del currículum “currículum vitae”?

No es necesario. No pasa nada por ponerlo, pero no es necesario. ¿Por qué? Primero, porque ya se ve que es un currículum. Es redundante. Pero lo más importante es que hay otra opción que considero mejor.

¿Verdad que si tenéis tarjetas de presentación profesionales no indicáis: “tarjeta de presentación de…”? En el currículum, igual.

Como muchas veces ocurre, se indica este título por tradición, cuando los currículums no eran herramientas flexibles, sino que tenían una estructura muy definida.

Como herramienta de marketing, lo mejor es empezar el currículum con tu nombre y apellidos bien resaltados. Como subtítulo podemos indicar el teléfono o nuestro perfil laboral o profesión. Es mucho más potente y sitúa ya el currículum en relación a la oferta, ya dejamos claro quiénes somos. Escribir primero el teléfono puede ser interesante, pues puede ser una “call to action”.

¿Currículum con foto o sin foto?

Ya escribí sobre esto en un post (lo podéis ver clicando en el enlace), por lo que no entro en las razones de mi opinión porque están allá reflejadas. Sólo diré que, a pesar de que sea una decisión vuestra incluirla o no por puede ser objeto de discriminación y que no todas las profesiones requieran la images, recomiendo incluirla… Pensad que los perfiles de Linkedin con foto son vistos 7 veces más que los que no llevan foto… Hasta que no prospere el currículum ciego, creo que es la mejor opción.

Por otro lado, ya que se incluye, que sea una foto que comunique una actitud positiva y una serie de competencias y con las indicaciones que se suelen dar (de calida, que se vea la cara, no usar fotos inadecuadas…).

Subtítulos en los datos personales en el currículum:

Muchas veces acompaña a los datos personales unos subtítulos que vuelven a remarcar lo obvio. Por ejemplo:

Nombre: Juan Salinas Fermín.

Teléfono: 912342343

No creo necesario escribir “teléfono”, con el número es suficiente. Queda claro. Igual con el nombre, dirección…

Y ahora sí… propiamente los datos personales en el currículum:

Nombre y apellidos. Nada que comentar. Evidentemente sí. Queda claro, pero he visto algún currículum sin nombre… No sé si será porque no quiere ser buscado en Google, o por motivos de desconfianza, pero lo que está claro es que no te lo lees.

Teléfono: Sí. Es un dato de contacto, el principal, por lo que ha de estar presente y bien resaltado. ¿El número del móvil o el fijo? El fijo tiene un problema. No lo controlas. Se puede poner tu hijo, pueden coger mal el mensaje, puedes no estar… Es más seguro el móvil. Por tanto, siempre el móvil. Si además queréis indicar el fijo, ok, pero que sea en segundo lugar y no resaltado. Que los ojos vayan para el móvil.

Dirección: Depende. Realmente, si vives en un ático o un bajo, no aporta nada. Pero hay direcciones que nos pueden ir a nuestro favor y otras que no. Por ejemplo, cuanto más lejos vivamos del puesto de trabajo, más negativa puede ser considerada la candidatura. En estos casos, podemos indicar sólo la provincia (Barcelona, Madrid…). Si vivimos en una población pequeña, no hace falta ni indicar la calle. El profesional de selección, lo máximo que hará será mirar en Google Maps cuánto tardas en llegar desde el municipio hasta el lugar de trabajo.

Si es una ciudad grande, la calle o barrio puede ir a nuestro favor o en contra. Utilicémoslo en función de nuestros intereses. Si vivimos en la otra punta de la ciudad, será más largo nuestro trayecto, cogeremos más tráfico o tendremos que hacer más transbordos. Entonces puede interesarnos indicar sólo la ciudad. Si no, podemos poner el barrio o la calle.

Fecha de nacimiento o edad: En la mayoría de casos no pondría ni uno ni otro. Sólo lo indicaría si mi perfil está dentro de la edad que requieren. Está claro que si no la pongo se puede saber a partir de la fecha de la titulación, de los años de experiencia… pero no indicarlo me obliga a leerme el currículum y, si no es un requisito totalmente imprescindible, puede que me haya gustado el currículum y lo llame a pesar de la edad. Así evitamos que al llegar a la edad ya no lean más.

Mail: Sí. Hay que indicarlo. Aunque se usa menos que el teléfono, es una vía de contacto. Sólo uno y con nombre profesional, por favor.

DNI– En la mayoría de los casos, no. ¿Para qué? Es, de nuevo, un resquicio antiguo de cómo tenían que ser los currículums. Ahora no hace falta. Se decía que era por si te contrataban. Por la misma lógica habría que indicar el número de la seguridad social y el de la cuenta bancaria (en algún currículum lo he visto. Como mínimo es coherente). Cuando te contraten, ya te lo pedirán. De momento sólo estorba.

Sólo lo pondría en los casos de personas extranjeras que lo posean. Es un sinónimo de que pueden trabajar y así eliminamos dudas. Si tenemos NIE, podemos indicar “permiso de trabajo” “amplia experiencia en España” si es el caso…

Lugar de nacimiento: En general no hace falta. Sólo para demostrar que puedes conocer un idioma. Pero también, para ello está el apartado del currículum “idiomas”.

Estado civil y nº de hijos: No, por favor. Además de personal, puede ser usado de forma discriminatoria. Sigamos el ejemplo que decía con la edad. Que se lean el currículum y que decidan en función de otros datos.

Webs, redes sociales: Sí, en algunos casos: si tienen que ver con la profesión o si tenemos un Linkedin bien hecho. Si está mal, mejor editarlo bien antes de incluirlo. Podemos poner el link, pero también, y le da mucha visibilidad al currículum, los widgets de las redes sociales con un hipervínculo. Así, si no se imprimen el CV, sólo clicando encima del icono les llevará a la red social.

Permiso de conducir, vehículo, carnets profesionales: En teoría no van aquí, pero si son necesarios para la oferta o la profesión, podemos darnos esta licencia (la flexibilidad del Cv…). Por ejemplo, enviamos el CV a una empresa situada en un polígono industrial al que sólo podemos acceder con vehículo.

Competencias: Mejor en un apartado propio o un extracto o dentro de las experiencias. Pero tamnién se pueden incluir aqui dentro de un perfil (no sería propiamente “datos personales”).

He visto más datos de datos personales en el currículum: servicio militar, disponibilidad, religión, hobbies… No son relevantes, incluso alguno anticuado o no deberían ir aquí.

Por lo tanto, en general, me quedo con los siguientes datos personales en el currículum:

  • Nombre y apellido.
  • Teléfono móvil.
  • Correo
  • Dirección, dependiendo de todo lo indicado más arriba.
  • Webs, redes sociales (si son profesionales y están bien rellenadas).
  • Y foto.

Espero que os haya resultado de interés y que haya quedado claro qué datos personales incluir en el currículum.

Un saludo.