Es una pregunta que me hacen a menudo. “Francesc, ¿cuál dirías que es el currículum perfecto?”. ¿Una página o dos? ¿Curriculum de diseño o tradicional? ¿Cómo incluyo las competencias? ¿Cómo lo adapto a la oferta?

Éstas y otras preguntas nos abordan cuando hacemos el currículum o lo modificamos con la intención de mejorarlo para ese puesto de trabajo que nos interesa.

Hay tantos escritos y posts que escriben sobre cómo ha de ser el currículum, con tantas ideas y opiniones distintas, que se hace difícil decir cómo ha de ser el CV. Incluso, algunas de estas opiniones son contradictorias (currículum de una página o dos…).

Y es que la respuesta no os gustará. ¿Cuál es el currículum perfecto? Depende. No existe un CV único que te sirva para cualquier oferta o empresa. Hay muchos factores que influyen en la valoración de un CV.

  • Que el contenido se del currículum se adapte a la oferta.
  • La propia valoración del profesional de la empresa que recibe el CV.
  • El tipo de empresa y de sector profesional.
  • El tipo de profesión.
  • Tu uso y conocimiento de los editores de CV.

Aunque sí que es cierto que podemos seguir unos criterios que nos pueden ayudar a que nuestro currículum tenga más posibilidades de éxito.

Un buen currículum sería aquel que:

  • Está adaptado a la oferta de empleo
  • Se encuentra fácilmente la información que es importante para la empresa o que se solicita en la oferta de empleo.
  • Es fácil de leer, facilita la lectura, no la dificulta (por ejemplo, dificulta la lectura la letra pequeña, apretada, sin interlineado…).
  • Con un formato y estilo adaptado a la profesión y al empleo (un CV de diseño no se recomienda para un trabajo académico, por ejemplo).
  • Sin errores graves de ortografía.
  • Que informe de todos los requisitos imprescindibles que pide la oferta.
  • Que no supera, como norma general, las dos páginas.

El currículum perfecto sería aquel que consigue su objetivo. ¿Cuál es el objetivo del currículum? Que te permita acceder a la entrevista, al siguiente paso del proceso.

Os podría entonces decir, que el currículum perfecto es aquel con el que os han llamado para una entrevista. Como mínimo, ha sido perfecto o bastante apropiado para esa oferta. Seguramente porque tiene aquello que requieren, se ha encontrado la información fácilmente y no ha habido nada que genere el descarte de la candidatura, como errores graves.

Pero, en realidad, ha sido perfecto para esta oferta, no es tan seguro que lo sea para el resto.

Fruto de la desesperación, desconocimiento o de la curiosidad, intentamos conocer aquello que es irrefutable, una verdad única (qué metafísico me pongo… y sólo hablo de CV). En este caso, buscamos el currículum perfecto. Aquel currículum que nos abra las puertas de lo que deseamos, del empleo necesario y deseado. Pero nunca sabremos qué valora a ciencia cierta quien está en el otro lado. No podemos llamar y preguntarle: “Disculpe, le voy a enviar un currículum y querría saber, antes de enviarlo, que tipo de currículum prefieren. ¿Cronológico? ¿Inverso? ¿Funcional?… ¿De cuántas paginas?”.

No podemos saberlo.

Sólo podemos (y ya es mucho) buscar información sobre cómo hacer el CV, conocer las tendencias en selección, conocer aplicaciones que te permiten hacer CV’s muy interesantes, dejarnos asesorar por profesionales de la orientación, conocer diversos puntos de vista y decidir en base a una estrategia. Reflexionar sobre si nuestro currículum comunica lo que queremos que comunique (por lo que hemos de saber antes qué queremos comunicar). Hemos de entender que el currículum no es simplemente un redactado de nuestra formación y experiencia. Es un documento en el que podemos vendernos y distribuir la información como mejor nos interese.

Puede ser una buena idea enseñar nuestro currículum a diversas personas en las que confiemos en su criterio y saber qué es lo que les comunica, qué les transmite. Y todo aquello que os comenten, contrastarlo con profesionales de la orientación.

No existe el currículum perfecto, en general. Existen formas y estrategias para que tu currículum tenga más posibilidades para atraer, pero siempre habrá un sinfín de variables que dificulten conocer cuál es el CV perfecto.

Probad una cosa. Si vuestro CV llega a 10 procesos de selección y no os han llamado para una entrevista, o bien revisáis la estrategia de envío del currículum, o bien podéis revisar el CV, por si creéis que se puede mejorar.

Además de esta cuestión sobre si existe el currículum perfecto, como preguntó un compañero de la red social, de Linkedin, otra cuestión interesante sería si el currículum, como lo tenemos pensado, tiene sus días contados… pero eso lo dejo para otro día.

Espero que os haya resultado interesante el post.

Un saludo y cuidaos mucho.