¿Cómo incluyo las competencias en el currículum?

Durante un proceso de selección, las competencias son determinantes para decidir quién será el candidato idóneo para ese puesto de trabajo. A veces creo que, como candidatos, no le damos mucha importancia a las competencias, yson vitales. Hemos que tener claro cuáles son las que tenemos más desarrolladas como profesionales y hemos de saber mostrarlas durante todo el proceso de selección. Por eso hoy os explico cómo mostrar las competencias en el currículum.

Empecemos por el principio. Una aclaración. A partir de ahora, cuando hablo de competencias, hablo de competencias transversales, no técnicas. Las competencias transversales son todas aquellas habilidades, destrezas y aptitudes que hacen que un trabajador desarrolle de forma eficiente su trabajo. Las competencias transversales se pueden desarrollar en cualquier profesión y actividad y se han adquirido en diferentes contextos, laborales o no. Ejemplos de competencias transversales son la planificación, el trabajo en equipo, la iniciativa…

Mientras que las competencias técnicas son los conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para realizar una tarea o trabajo específico. Se adquieren a través de la formación y experiencia en ese trabajo. Por ejemplo, serían las técnicas y conocimientos necesarios para conocer y reparar un PC.

En este post, hablo sobre las primeras, las competencias transversales.

Se ha escrito y hablado mucho sobre cómo indicar las competencias en el currículum, llegando a nombrar un tipo de currículum, currículum por competencias.¿Cuál es la utilidad de indicar las competencias en el currículum y cuando puede ser interesante hacer un currículum por competencias? Os diría que siempre se han de indicar las competencias en el currículum. Hay escritos en la red que dicen que es interesante cuando no se tiene suficiente experiencia. Para mí, siempre es interesante. Si no, lo que decimos con este mensaje es que, cuando tengamos experiencia, no hace falta indicarlas.

Las competencias ayudan a entender cómo trabaja el candidato. Con la formación y el desarrollo de la experiencia en el currículum, el profesional de la selección se puede imaginar el nivel técnico del candidato y su conocimiento de la profesión. Con las competencias, puede saber en qué destaca en el trabajo, cuál es su forma de trabajar… pero… ¿se ha de creer el profesional de selección las competencias que indica el candidato en el currículum por el mero hecho de incluirlas?

Es mucho más fácil mentir en las competencias que en las experiencias de trabajo. Inventarse trabajos, fechas y funciones es más complejo que escribir que eres innovador. Entonces… ¿cómo podemos incluir las competencias en el currículum para que pueda ser más creíble para el profesional de la selección?

Se pueden incluir de diversas formas, pero no todas son igual de aconsejables y tienen sus pros y contras.

1ª OPCIÓN

Simplemente, mencionarlas, sin entrar en más detalles. Se pueden incluir en un apartado propio, con el título competencias y enumerarlas.Es muy recomendable que nos alejemos de lo que todo el mundo pone en las competencias: trabajador (¿?), responsable, puntual… Intentemos dar unas competencias propias y ajustadas a cómo somos. Os puede ayudar el listado de competencias y aptitudes que elaboré en otro post. Al nombrar, muchos candidatos, las mismas competencias, se les resta valor porque da la sensación que se han incluido porque saben que es importante este apartado, pero no porque se haya hecho un análisis de las competencias que uno tiene. Es como cuando te envían el mismo modelo de carta de presentación diversos candidatos.

A FAVOR: es sencillo.

EN CONTRA: no da mucha información ni se puede contrastar con otros datos sobre si es cierto o no. No sería mi opción favorita.

2ª OPCIÓN

Incluirlas en un apartado como el objetivo laboral o el perfil profesional. En este caso, lo que hacemos es relacionar claramente las competencias con la profesión que deseamos realizar.A FAVOR: Al ser un apartado que va al principio del currículum, le damos más importancia y resumimos, junto con otros datos, los puntos fuertes de nuestra candidatura. Es como nuestra tarjeta de presentación. Además, como ya he comentado, se asocia y relaciona directamente con la profesión.

EN CONTRA: No deja de ser una enumeración, sin más información que la asociación con las características de la profesión (aunque, para mí, mucho mejor que la primera opción).

3 OPCIÓN

Apartado extenso sobre las competencias. No sólo las nombramos, sino que damos más información, ajustando la competencia a nuestro caso, citando incluso situaciones en donde las hemos puesto en funcionamiento.A FAVOR: Se le da mucha importancia a las competencias. Puede ser muy válido para currículums con poca experiencia.

EN CONTRA: Aunque las competencias son muy importantes, también es cierto que es, sobre todo, en la entrevista, donde se valoran y se observan más fácilmente. Por lo que puede que no a todos los profesionales de la selección les pueda interesar una explicación tan extensa. Además, puede hacer que nuestro currículum se alargue (imaginad si explicamos así 5 competencias). También dificulta la lectura rápida del currículum, método que se utiliza para realizar una primera criba curricular.

4ª OPCIÓN

El currículum europeo (Europass). En este tipo de currículum, Se destacan las competencias personales (idiomas), de gestión, informáticas y comunicativas, por lo que se deja de lado otras muy interesantes.

A FAVOR: Importante para enviarlo a centros oficiales europeos por su homogeneidad y oficialidad.

EN CONTRA: Se olvida de otras competencias y es un formato no muy adecuado, difícil de leer. Además, a las empresas no les gusta ver el mismo formato de currículum repetido. Resta originalidad, individualidad y actitud de venta.

5ª OPCIÓN

Como un apartado más en las funciones y descripciones de las experiencias. Al desarrollar las experiencias laborales que hemos tenido, podemos incluir las competencias relacionadas con ese puesto de trabajo.Competencias en el currículumComo podéis observar, las competencias que se visualizan se extraen de las funciones.

A FAVOR: Al incluirlas en este apartado, las competencias quedan totalmente relacionadas con esa experiencia y aumenta su credibilidad, pues son necesarias para desarrollar esas funciones.

EN CONTRA: Al incluir las competencias sólo en el apartado laboral, se olvida que estas competencias se pueden adquirir en otros apartados. Para resolver este problema, se pueden incluir las competencias más destacables en el perfil u objetivo laboral.

6ª OPCIÓN

Enumerar las competencias en un formato más visual, donde le damos una puntuación.A FAVOR: Al ser más visual, le da cierta “alegría” al currículum. Se gana en impacto y se define fácilmente, el nivel que creemos que tenemos en esa competencia. Además, es compatible con otras opciones de inclusión de las competencias (opción 2 o la opción 5). Es interesante para currículums visuales o de diseño.

EN CONTRA: Seguimos sin relacionarlas con el origen donde hemos adquirido estas competencias y no deja de ser una enumeración.

OTRAS CONSIDERACIONES

Hemos de tener en cuenta que, además de incluir las competencias en el currículum, éste puede demostrar de por sí, en su redactado, alguna de esas competencias… o no…

Por ejemplo, un currículum puede demostrar organización, actitud de venta, buena comunicación, iniciativa (si se ha enviado por autocandidatura)… Imaginad qué puede pensar el profesional de la selección si incluimos alguna de estas competencias en el currículum y demostramos justo lo contrario (currículum desestructurado, incoherente, mal redactado…).

Evidentemente, la opción de no incluir las competencias en el currículum, ni la planteo. Es necesario que aparezcan, pero que sea fruto de una reflexión sobre cómo somos como trabajadores.

MI OPINIÓN

¿Y cuál es mi opinión sobre cuál es la mejor forma de incluir las competencias en el currículum?

Yo excluiría, de entrada, la primera opción, por limitada. El Europass lo usaría sólo en el caso indicado. La opción tercera, más amplia, me genera ciertas reticencias por su dimensión y por restar importancia al resto de contenido, aunque puede ser utilizado si no se tiene experiencia o se tiene muy poca.

La opción de indicarlo en el perfil u objetivo laboral puede ser interesante, pero la complementaría con la 5ª opción, donde incluimos las competencias en la experiencia laboral. También podría combinar la opción 5 y 6, para darle más alegría al currículum.

Por lo que me decanto por estas combinaciones (Opción 5 y 6 u opción 2 y 5). Si no se tiene experiencia, se puede optar por indicarlo en el objetivo laboral o por hacer el apartado de competencias más desarrollado.

¿Y vosotros? ¿Por qué opción os decantáis?

Deja un comentario