Las personas mayores de 45 años tienen más dificultades para ser contratadas, sobretodo en esta época donde el número de candidatos por oferta es mayor y, por tanto, la empresa tiene donde escoger.

Las empresas aseguran que es más caro contratar a estas personas y que no se adaptan fácilmente a un nuevo puesto de trabajo, Además creen que no tienen los conocimientos adecuados. Considero que en muchos casos, esto es erróneo y que hay que valorar acada candidato, uno a uno, por sus propias características y no por la edad.

Los motivos que aducen las empresas para no contratar a personas mayores de 45 años son:

  • Tienen expectativas salariales superiores a las ofrecidas por la empresa o a las que les pedirá un candidato más joven. Consideran que a pesar de aceptar una oferta, estarán menos motivados en el trabajo por este motivo.
  • No tienen suficientes conocimientos informáticos ni de idiomas. Cuando estudiaban, los idiomas no tenían la presencia que tienen ahora ni se exigían tanto en el mercado laboral. Además, no han nacido ni estudiado en la era de la informática e internet.
  • Puede que hayan aprendido a trabajar de una forma en una empresa y les cueste adaptarse a una nueva forma con un salario más reducido.
  • Tienen, en general, menos bagaje formativo que las personas de hasta 30 años.
  • Se les considera con mayor dificultad de aceptar órdenes. Es el efecto: “soy mayor que tú y tengo más experiencia”
  • En general, podríamos considerar varios de los diversos puntos tratados como una mayor resistencia al cambio.

Por todo ello, exceptuando aquellos trabajos que requieren un perfil sénior, se genera resistencia a contratar a estas personas.Hire me!

Creo que, por mi experiencia laboral, exceptuando aquellos trabajos que requieran una edad de forma casi obligada y lógica, la edad no debería ser un impedimento para la contratación. Hay que evaluar a la persona, sus conocimientos, su adaptabilidad, sus intereses y motivaciones, su experiencia… no su edad.

Muchas personas mayores de 45 años me han demostrado por qué se les ha de contratar. Quisiera destacar lo siguiente:

  • Al contrario de lo que se piensa, muchos muestran una adaptabilidad encomiable. Han tenido que adaptarse a la situación, ellos más que nadie, buscando trabajo sabiendo que van a cobrar menos que antes, formándose en idiomas e informática, ya que saben que la gente más joven está muy bien formada y sumergidos en la era informática.
  • La propia crisis ha hecho que muchos adapten su expectativa salarial a lo que ofrece el mercado. Además, valoran más otros aspectos del trabajo que el económico, como un buen clima, pues por la experiencia que tienen, saben qué es aquello que no quieren
  • Los contratos de personas mayores de 45 años están bonificados (http://www.empleo.gob.es/es/informacion/contratos/contenidos/acogprgfe.htm) , hasta 1300€ al año durante 3 años (1500€ en el caso de mujeres en ocupaciones donde estén menos contratadas).
  • Como no, aportan estabilidad, experiencia, madurez, conocimientos

Lejos de lo que se piensa comúnmente, muchas personas de estas edades, asediadas por la crisis, se han adaptado, han reformulado sus objetivos, han hecho consciente sus déficits y han mejorado su nivel formativo.

Una edad no dice nada del candidato. Conozcámoslo, veamos si cumple los requisitos, veamos cómo es y decidamos entonces. Hoy día, en los portales de búsqueda de empleo, es muy fácil detectar quien cumple los requisitos, no apliquemos la variable edad porque sí.

Un comentario que se repite entre las personas que atiendo, mayores de 45 años, es: “busco un trabajo que me ilusione”. Ilusión más allá de los 45 años… maravilloso.

Autor

Francesc Gelida
Formador, ponencias y conferencias de desarrollo personal y profesional y redes sociales. Linkedin para profesionales