¿Puedo saber qué me preguntaran en la entrevista de trabajo? Tipos de preguntas.

En muchas ocasiones, me han comentado, personas que iban a realizar una entrevista como candidato, que desconocían las preguntas que les podrían hacer. A pesar de que puede haber mucha variabilidad en función del profesional de la selección, podemos tener una idea clara de qué pueden preguntarnos. En una entrevista te pueden hacer diferentes tipos de preguntas. Te conviene conocerlos para saber de dónde sacan, los profesionales de la selección, las preguntas a realizar y para poder prepararte mejor la entrevista.

Las preguntas en la entrevista surgen de tu currículum, de la oferta, de las preguntas clásicas, del manual (por así decirlo) propio del profesional de selección y de la propia interacción. Tenemos pues, cinco tipos de preguntas según el origen.

Tipos de preguntas que tienen su origen en el currículum

En primer lugar, hablamos de preguntas que tienen el origen en tu currículum. De ahí surgirán muchas de las preguntas formuladas. Por eso, es necesario que acudas a la entrevista con el currículum bien estudiado.

Son preguntas como: ¿por qué dejaste el último trabajo?; ¿cuál fue tu experiencia en esa empresa? o ¿por qué cambiaste e profesión hace cinco años?

Dentro de este tipo de preguntas, nos podemos encontrar con preguntas de comprobación, de clarificación o de ampliación. Ya hablé sobre ellas en otro post, pero vamos a repasarlas.

Las preguntas de comprobación se utilizan para contrastar la veracidad de la información del currículum. Por ejemplo, pidiendo que la persona entrevistada explique su trayectoria, se pueden detectar incongruencias. También pueden ser preguntas más directas, como ¿tiene en realidad el nivel de catalán que indica en su currículum?

Será importante que conozcas bien el currículum y que no hayas mentido en el inventándote información. También, si tienes diferentes curriculums, has de saber cuál has enviado. Finalmente, reaccionar y dar una respuesta que te convenga sin mentir y ofreciendo una imagen positiva y resolutiva.

Las preguntas de clarificación tienen que ver con dudas sobre tu currículum. Estas dudas son fruto de apartados mal redactados o incongruentes en un currículum.

Tu currículum debería ser claro y no dejar lugar a dudas. Aun así, para la entrevista revisa el currículum por si ves alguna incongruencia o algo mal redactado que no se entienda bien.

Dentro de este grupo de preguntas, tenemos finalmente las de ampliación de la información. Puede que tu currículum tenga información que requiera de una ampliación para que el profesional de la selección puede hacerse una mejor idea.

Por ejemplo, por qué cambiaste de profesión o por qué dejaste un trabajo. También, sería que te pregunten por un período sin trabajar.

Es conveniente que detectes aquellos apartados, positivos o negativos, de tu currículum que consideres que se ha de dar una explicación más amplia.

Nuestra respuesta tiene que ser suficiente para el profesional de selección. Hay que dar detalles sin extenderse demasiado, pero sin ser breves, tampoco.

Preguntas que tienen su origen en la oferta de trabajo.

Otras preguntas surgirán de la oferta de trabajo. Tienen que ver con su contenido, como por ejemplo ¿qué es lo que más te ha interesado de la oferta? O ¿qué funciones, de las explicadas en la oferta, te interesa más realizar?

En este caso, lo que has de conocer muy bien es la propia oferta. Has de acudir a la entrevista habiendo repasado la oferta y haciéndote una idea de lo que crees que más buscan a partir de la información que contiene.

En este tipo de preguntas, si en la oferta aparece la empresa, tendremos que haberla analizado, como expliqué en el post enlazado, conociendo sus objetivos, a qué se dedican y sus valores. También conociendo sus productos y la opinión general sobre ella, si se puede conocer.

En la oferta, conocemos la profesión que están buscando, las funciones a desarrollar y las competencias técnicas y personales que requieren. También dan información sobre requisitos imprescindibles, que serán los que más nos hemos de preparar y sobre los que irá la entrevista y requisitos valorables, que serán un plus que pueden ayudar a inclinar la balanza en caso de “empate”.

Este subtipo de preguntas, nos ayudará mucho para saber qué preguntas nos pueden hacer sobre el perfil personal del candidato o candidata que requieren.

Podemos encontrarnos con tipos de preguntas competenciales y técnicas.

La primera hace referencia a cómo trabajas, cómo resuelves una situación laboral. Te pueden explicar una situación habitual del trabajo a hacer y preguntarte cómo actuarías. Éstas se llaman preguntas situacionales. O te pueden preguntar cómo resolviste una situación en el pasado. Ésta sería una pregunta de experiencia pasada.

Ejemplos de estas preguntas serían:

  • ¿Me puede indicar un conflicto que haya resuelto en el trabajo? ¿Cómo lo hizo?
  • Imagine que un cliente está muy disgustado por un producto en mal estado que usted le ha vendido. ¿Qué haría?

Las preguntas técnicas sirven para evaluar tu nivel de conocimientos. Igual que en las preguntas competenciales, pueden ser situacionales o hipotéticas donde te preguntan por una posible situación en el trabajo donde has de explicar cómo la resolverías técnicamente o de experiencia pasada, donde explicas cómo la resolviste.

Preguntas que tienen su origen en las preguntas clásicas.

Hacen referencia a preguntas que se dan en diversas entrevistas, como cuál es tu punto débil, conoces la empresa o por qué dejaste un trabajo, por ejemplo.

Sobre estas preguntas, hay mucha literatura escrita, por lo que podéis investigar qué buscan.

Os dejo con los enlaces a algunas de estas preguntas que he analizado en mi blog:

Dígame tres puntos fuertes

¿Cuánto desea cobrar?

¿Por qué le debo contratar a usted?

¿Cómo se ve de aquí a 5 años?

Pero, usted no tiene experiencia…

Preguntas que tienen su origen en el profesional de la selección i/o empresa.

De los diferentes tipos de preguntas según su origen, este tipo es el más difícil de predecir. Cada maestrillo tiene su librillo. Y el caso del profesional de la selección no es una excepción. Puede que tenga unas preguntas fetiche, que utiliza casi siempre y que no se enmarcan en ninguna las preguntas clásicas. En este caso, poca cosa se puede preparar, porque es difícil o imposible de prevenir.

Pero a veces, la propia empresa o algún cargo de ella, le hace saber al profesional de selección que buscan alguna cosa en concreto, fruto de la historia de la empresa con sus trabajadores o con alguien que ocupaba ese cargo, ahora vacante. Por ejemplo, imaginaos una empresa que le sucede que el lunes, muchos de sus trabajadores no acuden al trabajo por indisposición (caso verídico) y lo relaciona con salir el fin de semana. Le puede pedir al profesional de la selección que pregunte sobre sus intereses en fin de semana, para asegurarse que no es una persona que sale mucho.

Evidentemente, estas situaciones no salen publicadas en la oferta y serán difíciles de predecir y preparar.

Preguntas que tienen su origen en la interacción.

Finalmente, tenemos un grupo de preguntas que surgen fruto de la interacción de la entrevista. Son preguntas que no estaban preparadas de antemano pero que, en función de la conversa, se le ocurren al profesional de la selección.

En estas preguntas, se recomienda mucha escucha durante la entrevista para resolverlas adecuadamente.

Y con esta última acabo. Ya habéis visto que, conociendo los diferentes tipos de preguntas que nos pueden hacer en la entrevista, podemos prepararnos alguna y, así, poder tener más opciones a que la entrevista vaya bien.

Un saludo y hasta el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*