¿Qué podemos preguntar en la entrevista?

¿Cuántas veces no te has atrevido a preguntar en la entrevista? ¿Cuántas veces te ha ocurrido que has acabado la entrevista con dudas sobre la oferta o sobre el proceso de selección? ¿Te has quedado alguna vez en blanco cuando te han preguntado, al final de la entrevista, si quieres hacer alguna pregunta más sobre el puesto de trabajo?

Hay tendencia a acudir a la entrevista de trabajo con un rol pasivo, donde el objetivo del candidato es sólo responder a las preguntas realizadas por parte de quien selecciona. Pero no es así.  La entrevista es una fase del proceso de selección que se ha de aprovechar para esclarecer todas las dudas que haya. El candidato ha de adoptar un rol más activo y participativo.

Además, esta actitud estará, en general, bien vista por el profesional de recursos humanos.

Veamos qué podemos preguntar en la entrevista y cómo adquirir esta actitud más proactiva.

El candidato debería acabar la entrevista sin dudas, conociendo perfectamente la oferta, las funciones a realizar y cómo va a ser el proceso de selección, pero por miedo a parecer invasivo o por timidez, a veces no se atreve a preguntar.

Sin embargo, en una gran mayoría de ocasiones, el entrevistador agradece esta actitud del candidato.

Mediante la realización de preguntas y formulación de dudas, si son adecuadas, se demuestra interés por el puesto de trabajo y se mantiene una relación con el profesional de selección mucho más equilibrada.

Para realizar las preguntas se requerirá que el candidato tenga, durante la entrevista:

  • Actitud de escucha. No te despistes. Estate atento a lo que te comenta el entrevistador. En lo que dice, podemos encontrar qué es lo que requieren y adaptar nuestro discurso para poder superar positivamente la entrevista.
  • Habilidades comunicativas. Has de saber cuándo preguntar en la entrevista, sin pisar al profesional de selección, y dejando claro la duda que planteas.
  • Conocimiento de la profesión, de sus funciones y de las condiciones de trabajo. Si te has preparado bien la entrevista, te habrás informado bien sobre estos apartados.
  • Conocimiento de la oferta. Si preguntas sobre algo que ya está claro en la oferta, parecerá que no te la has leído o que no la tienes presente, proporcionando una mala imagen

Los candidatos que, durante la entrevista, se visualizan en el trabajo y lo verbalizan hablando del futuro trabajo en primera persona (“¿qué funciones haré?” “¿Cada cuánto tiempo tendría que reportar los informes?” …), producen un mejor feeling con el entrevistador, porque de algún modo, ya están trabajando, saben de qué están hablando y anticipan los problemas o situaciones del nuevo empleo.

¿Sobre qué podemos preguntar en la entrevista?

Podemos formular preguntas con el objetivo de:

  • Consultar cualquier duda que nos haya quedado sobre la oferta: requisitos, condiciones, lugar de trabajo, funciones, forma de trabajar…
  • Plantear situaciones en el trabajo que no se han comentado en la entrevista.
  • Conocer mejor las características de la oferta.
  • Conocer qué es lo que quieren del candidato adecuado para la oferta. Podemos lanzar una pregunta del tipo “me gustaría saber qué es lo que esperan de mí si soy seleccionado”, siempre que no se haya tratado durante la entrevista.
  • Querer saber más sobre la empresa: a qué se dedican, estructura, objetivos…preguntar en la entrevista

Del trabajo, nos interesa el salario. Evidentemente. Y se ha de saber, claro. Pero no sólo el salario. Hay que mostrar interés en otros apartados de la oferta o del trabajo a realizar:

  • Funciones a realizar
  • Información sobre la empresa: ¿A qué se dedica? ¿Dónde estarías ubicado?…
  • Requisitos, condiciones u otros aspectos de la oferta.
  • Puntos fuertes nuestros que queramos explicar en relación a la oferta

¿Qué no hemos de hacer al preguntar en la entrevista?

A menudo, se da una actitud pasiva o de espera durante la entrevista, en la que se responde sólo a las preguntas formuladas. Y claro, cuando nos hacen una pregunta abierta del estilo “¿desea hacer alguna pregunta más? No sabemos qué responder o nos quedamos en blanco. Es interesante tener alguna pregunta preparada o pensada para el final de la entrevista, como veremos más adelante.

Otra cosa que no has de hacer es no haber escuchado o interiorizado la información durante la entrevista. Podemos caer en el error de preguntar en la entrevista sobre algo que ya nos han comentado, dando una imagen muy negativa.

  • Entonces, ¿dónde sería mi lugar de trabajo?
  • Como ya le he comentado, estaría ubicado en las oficinas de la calle Tuset.

El entrevistador, si te ha ocurrido en la entrevista, se preguntará “¿tendrá esta escucha en el trabajo?”

Evita peguntas no claras, muy directas o mal formuladas. Una buena comunicación y amabilidad con el profesional de recursos humanos es indispensable para que haya feeling con él.

Por ejemplo, no preguntes “¿y que haré?, pregunta mejor”¿cuáles serán las funciones que tendré que realizar en este puesto de trabajo?”.

Otra cosa que no se debe hacer es, después de haber mantenido una actitud pasiva durante la entrevista y no haber preguntado casi nada sobre el trabajo, preguntar por el salario.

No es que no se deba preguntar en la entrevista por el salario, es que sólo se pregunte por este tema sin haber formulado ninguna pregunta antes. También has de tener en consideración que, si después de esta entrevista, puede haber otra, puede que interese dejar esta pregunta para la siguiente.

¿Te ha ocurrido esto alguna vez? ¿Has preguntado sólo por el salario? Pregunta primero por las funciones a realizar, por la forma de trabajar, sobre que se espera de ti… y luego, podrás hablar de las condiciones laborales. Si no, sólo muestras interés por lo económico y no por el trabajo.

¿En qué momentos podemos preguntar?

Durante la entrevista

Durante una entrevista es importante mostrar interés en la oferta, tener una escucha activa, analizar e integrar la información que ofrece el entrevistador, realizar feedbacks para mostrar que se escucha y se integra la informaciónvender/mostrar nuestros puntos fuertes a tener en cuenta para esa oferta de trabajo

Si durante la entrevista has hecho todo lo indicado en el párrafo anterior, seguramente, lo habrás hecho bien.

Si la entrevista es muy estructurada y el profesional de selección no da pie a que preguntes, puedes esperar a algún momento que te dé la opción y realizar la pregunta de forma clara.

Podemos llevar una serie de preguntas pensadas previamente a la entrevista. Dudas sobre la oferta o sobre la empresa, por ejemplo. Después, en la entrevista, hemos de ver cuándo preguntarlas y considerar si es necesario hacerlo o no.

Si estamos escuchando en todo momento, nos será fácil determinar cuándo y qué preguntar en la entrevista. Además, nos permitirá improvisar e incorporar preguntas que no habías pensado, previamente, que haríamos.

Al finalizar la entrevista

Es habitual que, al final de la entrevista, el entrevistador te haga la siguiente pregunta:

¿Tiene alguna pregunta o duda sobre la oferta o el puesto de trabajo?

Es una pregunta abierta de finalización de entrevista que te da la oportunidad de preguntar las dudas que tengas sobre la oferta, la empresa o el proceso de selección.

Es tu oportunidad de salir de la entrevista sin dudas y de, además, acabarla de forma positiva, demostrando una serie de competencias y capacidades, como que se ha escuchado todo, se ha integrado la información, se ha visualizado el trabajo a realizar…

No podemos dejar escapar esta oportunidad con un “no, gracias” o con un “sí, “¿cuánto se cobra?” si no hemos preguntado nada más antes.

A parte de las dudas que nos hayan surgido durante la entrevista, es el momento indicado para preguntar sobre sobre el propio proceso de selección.

Es un buen momento para conocer qué pasará después de la entrevista:

  • ¿Cuándo tomarán la decisión definitiva?
  • ¿Se la comunicarán a todas las personas entrevistadas?
  • ¿Les podemos llamar si no se han puesto en contacto con nosotros?
  • ¿cuándo les hemos de llamar después de la entrevista?
  • ¿Va a haber alguna entrevista más u otra fase del proceso de selección?

De esta forma, saldremos de la entrevista con toda la información necesaria, sin dudas y mostrando un interés y unas competencias muy adecuadas para el puesto de trabajo.

Deja un comentario