¿Qué podemos preguntar al final de la entrevista?

¿Cuántas veces nos quedamos en blanco cuando nos preguntan, al final de la entrevista, si queremos hacer alguna pregunta más sobre el puesto de trabajo? O: “¿Desea saber alguna cosa más de la oferta?” ¿Tiene alguna duda sobre la oferta?…  ¿ Qué podemos preguntar al final de la entrevista ? ¿Cuántas veces respondemos a estas preguntas lo siguiente?:

  • No sé… creo que todo me ha quedado claro… A lo mejor después se me ocurre, pero ahora no.

No es por sí sola una respuesta que vaya a considerar negativamente el técnico de selección y que influencie en la selección o no del candidato, pero sí que puede ser un indicador de cómo ha ido la entrevista y una oportunidad perdida si no la aprovechamos para nuestro marketing personal.

Es una pregunta abierta de finalización de entrevista que nos da la oportunidad de preguntar las dudas que tengamos sobre la oferta, la empresa o el proceso de selección. Es nuestra oportunidad de salir de la entrevista sin dudas y de, además, acabarla de forma positiva, demostrando una serie de competencias y capacidades, como que se ha escuchado todo, se ha digerido la información, se ha visualizado el trabajo a realizar y que todo ello nos ha generado una duda. No podemos dejar escapar esta oportunidad con un “no, gracias” o con un “sí, ¿cuánto se cobra?

Durante una entrevista es importante para nuestros intereses como candidatos mostrar interés en la oferta, tener una escucha activa, analizar e integrar la información que ofrece el entrevistador, realizar feedbacks para perder el miedo a la direccionalidad de la entrevista y convertirla en una conversa profesional, vender/mostrar nuestros puntos fuertes a tener en cuenta para esa oferta de trabajo

Si durante la entrevista hemos hecho todo lo indicado en el párrafo anterior, seguramente, la habremos hecho bien. Además, si he conseguido realizar feedbacks y preguntar las dudas durante la entrevista, puedo quedar “exento” de responder a esta última pregunta, pues ya está todo bastante claro y ya he mostrado interés por la oferta. Entonces podemos decir:

“No, gracias. Con todo lo que hemos comentado ya no tengo ninguna duda”-

A menudo se da una actitud más bien pasiva o de espera durante la entrevista, en la que se responde sólo al estímulo respuesta. Y claro, cuando nos hacen una pregunta abierta del estilo “¿desea hacer alguna pregunta más? No sabemos qué responder o nos quedamos en blanco.

Lo que no hemos de hacer es no haber escuchado o interiorizado la información durante la entrevista, porque si nos lanzamos a responder esta pregunta podemos preguntar sobre algún aspecto que ya se ha dicho.

  • Entonces, ¿cuál sería mi lugar de trabajo?
  • Como ya le he comentado, estaría ubicado en las oficinas de la calle Tuset.

Mal final para una entrevista. Imaginaos que, además, la oferta es para un trabajo de cara al público, ventas o trato con clientes… damos la imagen de no haber escuchado durante la entrevista.

Ahora imaginad que no he preguntado casi nada durante la entrevista y que ocurre el siguiente diálogo:

  • ¿Quiere hacer alguna pregunta más sobre el trabajo?
  • Sí. ¿Me dice cuál es el salario?

Primero, las formas. Esto, seguramente, muchos estarán pasando que no pasa, pero ocurre a menudo e incluso lo he suavizado en el diálogo anterior. Esta pregunta del candidato está formulada de forma directa. Los estilos directos pueden resultar agresivos. Evidentemente, seleccionando sólo una frase no podemos asegurar que el estilo de la entrevista sea directo o agresivo, pero si sólo se ha hablado para responder y cuando se da la palabra directamente se responde con un estilo directo, no será considerado en positivo. Puede ser un indicador de cómo se dirige esta persona en el trabajo: habla poco si no le interesa el tema y cuando lo hace es sólo de lo que le interesa y de forma directa.¿Qué podemos preguntar al final de la entrevista de trabajo? Preguntar sólo por el salario no es una buena… Click Para Twittear

Del trabajo nos interesa el salario. Evidentemente. Y se ha de saber. Claro. Pero no sólo el salario. No suelen interesar las personas que sólo se interesan por el salario.

Hay que mostrar interés en otros apartados de la oferta o del trabajo a realizar:

  • Funciones a realizar
  • Información sobre la empresa: ¿A qué se dedica? ¿Cómo está estructurada? ¿Dónde me ubicaría yo?
  • Requisitos, condiciones u otros aspectos de la oferta.
  • Puntos fuertes nuestros que queramos explicar en relación a la oferta…

Dirigiros a este post para más información sobre cómo preguntar y cuando sobre el salario. Como colofón al tema de salario, se ha de preguntar si no sale durante la entrevista, pero no puede ser la única pregunta que hagamos o por lo que mostremos más interés.

Por otro lado, una actitud pasiva o indecisa en la respuesta a esta pregunta, acompañada a una actitud similar durante la entrevista conlleva a pensar o en poco interés en la oferta o falta de seguridad y timidez. En el primer caso, seguramente el entrevistador acabará no seleccionando al candidato. En el segundo caso, depende de para qué sea el trabajo, influirá o no. Por ejemplo, en trabajos comunicativos o con responsabilidad ante grupos de personas, seguramente pesará la actitud en la decisión del entrevistador.

Entonces, ¿qué hemos de hacer cuando nos pregunten “alguna pregunta más” o ¿ qué podemos preguntar al final de la entrevista ?

  • Preguntar sobre el propio proceso de selección. Es un buen momento para conocer qué pasará después de la entrevista, cuándo tomarán la decisión definitiva, si se la comunicarán a todos los candidatos entrevistados…
    Así podemos aclarar si les podemos llamar si no se han puesto en contacto con nosotros. cuándo les hemos de llamar después de la entrevista
  • Como he comentado antes, podemos consultar cualquier duda que nos haya quedado sobre la oferta: requisitos, condiciones, lugar de trabajo, funciones, forma de trabajar…
  • Podemos querer saber más cosas de la empresa: a qué se dedican, estructura, objetivos…
  • También podemos aprovechar y cerrar nuestra candidatura a la oferta mostrando interés por ella, agradeciendo y resaltando por qué creemos que encajamos. Marketing, vamos…
  • Finalmente, podemos lanzar una pregunta del tipo “me gustaría saber qué es lo que esperan de mi si soy seleccionado”, siempre que no se haya tratado durante la entrevista. Una vez responda el entrevistador, hemos de dejar claro la firmeza de que podemos realizar el trabajo y la tarea encomendada.

Para finalizar, quiero señalaros que las personas que se visualizan en el trabajo durante la entrevista y que lo llegan a verbalizar y hablan del futuro trabajo en primera persona (“¿Qué funciones haré?” “¿Cada cuánto tiempo tendría que reportar los informes?” …), generan un mejor feeling con el entrevistador, porque de algún modo, ya están trabajando, saben de qué están hablando, anticipan los problemas o situaciones del nuevo empleo. O sea, quien trabaja durante la entrevista, tiene más números de trabajar en el puesto entrevistado.

Así que ya sabéis; en una entrevista, escuchad, atended, analizad y resolved las dudas que os genere la oferta o el proceso de selección.

Un saludo y si tenéis alguna pregunta más, ¡no dudéis en comentármelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*