Preparación de la entrevista de trabajo

Muy a menudo, en mi época de técnico de selección, he visto a personas que respondían de forma no certera por no prepararse la entrevista. Hay quien se prepara la entrevista de forma habitual, pero aún hay muchas personas que no. ¿Por qué es necesaria la preparación de la entrevista?

La información da seguridad. Mucha gente me dice: “espero que no me pregunten sobre los tres puntos débiles de mi persona”… Y cuando les pregunto si han buscado información sobre qué han de responder o si se han preparado una respuesta, me dicen que no… Por lo que estás en la entrevista deseando que no te hagan esta pregunta.

Saber dónde vas, a qué vas, para qué oferta e imaginarte por qué te han llamado a ti, facilita el ENFOQUE que le vamos a dar a nuestra candidatura, focalizándonos en aquello que creemos que les puede ser de interés.

Una aclaración. Prepararse no va reñido con improvisar. Hay quien prefiere improvisar en la entrevista y puede llegar a ser muy bueno en ello, pero la preparación marca los límites de la improvisación.

Llegados a este punto… ¿qué  tengo que tener en cuenta para la preparación de la entrevista?:

Revisar mi currículum… La mayoría de las preguntas que te hará el entrevistador surgen de tu currículum: ¿por qué dejó el último trabajo?; “Explíqueme las funciones que desempeñaba en esta empresa”; ¿Por qué cambió de profesión? Nuestro currículum aporta mucha información. Si lo conocemos bien y estudiamos las dudas que pueda generar, estaremos mejor preparados para las preguntas que nos vayan a hacer.

Puede que tengamos más de un currículum o que vayamos adaptando el currículum a la oferta que nos apuntamos. En ése caso, hemos de preguntarnos qué currículum enviamos y realizar la preparación de la entrevista en función de ello.

¡Ah! y lleva siempre una copia del currículum. Si la oferta estaba publicada en Infojobs, por ejemplo, no tienen un CV tuyo, tienen un CV sin formato, por lo que, seguramente, te requerirán el tuyo.

Revisar la oferta… No hacerlo es un gran error. En ocasiones, las ofertas están muy bien redactadas. Especifica los requisitos deseables y los imprescindibles, las funciones, las competencias, el salario… Esta información nos va a ayudar en la preparación de la entrevista, porque podemos imaginarnos mejor qué es lo que buscan.

En ocasiones, me ha ocurrido que he entrevistado a personas para una oferta con horario o jornada especial y que venía explicitado en el anuncio. Durante la entrevista, al recordar al candidato las condiciones, en ocasiones, me decía que no le interesaba. Al principio me ocurría bastante a menudo, después lo preguntaba ya por teléfono a la hora de citar para la entrevista. Había perdido horas en entrevistas que no servían de nada porque la persona ni había leído la oferta. Este es un caso extremo (aunque os aseguro que me ha pasado mucho, aún diciéndolo por teléfono). Sobre todo es importante conocer la oferta para enfocar la entrevista y saber dónde vais. Genera en el candidato confianza y seguridad.

Conocer la empresa… En el caso que aparezca en la oferta, claro, se ha de buscar información sobre ella. De nuevo, tener información nos ayuda a enfocar la entrevista y encontrar puntos en común. Podemos haber trabajado en una empresa del mismo sector, o que sea un sector de especial interés para nosotros o que tengamos mucho conocimiento del sector. También, en ocasiones, podemos ver claramente nuestro rol en la empresa y qué nos van a exigir.

También hay un aspecto motivacional. Muchos entrevistadores preguntan: “¿Qué sabe de nosotros? Volviendo al artículo que escribí en este blog (Dime cómo buscas trabajo y te diré cómo trabajas), si buscas la información, si muestras motivación e interés, podré creer como entrevistador que harás lo mismo en el trabajo. Decir que no conoces la empresa, hoy día, con internet, es casi un pecado y una falta de motivación y de interés bárbara.

Profesión, sector y mercado laboral… Conozco mozos de almacén que no saben qué es picking, o administrativos que desconocen una serie de programas de gestión. El dominio de una profesión se ha de ver expresado en el lenguaje. No sirve un “sé hacer mi trabajo”. Cuando preguntas en qué consistía el trabajo, muchas veces te responden de forma vacía (pues lo típico de mi profesión… ¿y qué es lo típico?) o sin tecnicismos, o de forma vaga.

Por otro lado, es interesante ver cómo un profesional conoce el sector y cómo se posiciona con su razonamiento, durante la entrevista, en el trabajo, sabiendo qué ha de hacer, a qué se dedica la empresa y cómo está el sector.

También hemos de conocer cómo está el mercado laboral. Muchas personas en entrevista dicen un salario superior al que ofrece hoy día el mercado. O la persona no está dispuesta a ser más multitarea como exige el mercado. Es una decisión personal, seguramente relacionada con la necesidad personal de trabajar o no, pero si queremos trabajar, hemos de saber qué se ofrece y las condiciones actuales. ¿La forma de saberlo? Mirando ofertas. A la que tengáis 10 ofertas de una profesión, os podéis hacer una idea.

Finalmente, hemos de conocer bien el mercado para saber qué nos exigirá. El mercado laboral ha cambiado mucho. Todos aquellos trabajadores que llevaban 20 años en la empresa trabajando de una forma concreta, con un programa informático concreto, cuando se han quedado sin empleo, encuentran que para la misma profesión se piden más conocimientos y más variados, por norma general. Conocer el mercado laboral nos permitirá saber en qué nos hemos de formar. De cara a la entrevista siempre podremos decir que estamos mejorando nuestro inglés, o haciendo un curso de Excel vía Youtube…

¿Cómo llegar? A tirar de Google Maps… y sumad unos 15 minutos. Mucha gente llega tarde a la entrevista (y sin avisar siquiera). Hay que ir temprano, lo que no significa entrar pronto a la empresa. 5 minutos antes es suficiente. Llegar mucho antes puede ser contraproducente porque nos pueden hacer esperar más tiempo e irá aumentando nuestra ansiedad.Preparación de la entrevista

Si podéis visitar el lugar de la entrevista antes, mejor. Llegar tarde está muy mal visto, dice poco de la puntualidad u organización del tiempo y si se acompaña de excusas, la sensación es aún peor. Me han llegado a decir: “es que me dio mal el número de la calle”. No hay cosa peor que culpar al otro… ¿qué harás en el trabajo cuando tu superior te diga que no has hecho una tarea correctamente? ¿Echar las culpas a otro, lo cual genera conflicto y da a entender que no aceptas las críticas?

Imagen… Apropiada al puesto de trabajo. No hace falta ir siempre con corbata. Siempre hay que ir limpio, eso sí y la ropa que conjunte y en buen estado. Hemos de pensar qué ropa nos pondremos y prepararla el día anterior o, si la entrevista es por la tarde, prepararla por la mañana, para que nos dé tiempo a corregir si pasa algo.

Preguntas clásicas de entrevista… Si sabemos que hay preguntas que tienen tendencia los entrevistadores a hacer… ¿por qué no reflexionamos sobre las posibles respuestas? Ejemplo de preguntas clásicas:

Aprender de las entrevistas anteriores… cuando hacemos una entrevista estaría bien hacer un registro de cómo ha ido y en qué creemos que hemos de mejorar (una pregunta mal respondida, una actitud no correcta, titubeo en la voz, hemos llegado tarde…). Analizar cómo ha ido nos permitirá aprender de los errores. No hacerlo, nos condenará a repetirlos. Por tanto, revisar las entrevistas anteriores es vital para la preparación de la entrevista.

Actitud y CNV… Ya he escrito sobre la comunicación no verbal con anterioridad. No hay que preparar nada al respecto, únicamente recordadnos que no la podemos controlar habitualmente, y que si lo hacemos, nos sitúa fuera de la entrevista y no nos interesa. De hecho, la preparación de la entrevista nos dará seguridad, por lo que  nuestra comunicación no verbal será más adecuada.

En cuanto a la actitud, pasa lo mismo. Hemos de recordadnos qué actitud es la correcta. Hay que eliminar los prejuicios que tengamos sobre los procesos de selección, las entrevistas y los entrevistadores.

Hasta aquí, la preparación de la entrevista. No es tan difícil ni requiere mucho tiempo. Y una vez nos habituamos a preparar la entrevista, nos es más fácil y rápido.

Un saludo y hasta el siguiente post

2 pensamientos sobre “Preparación de la entrevista de trabajo

  1. Hola,

    En primer lugar, gracias por tu blog.

    Por otro lado, quería comentarte que mi experiencia me dice que hay un componente subjetivo muy importante que el entrevistado no puede controlar. Cada entrevistador puede interpretar de forma distinta las mismas respuestas que da siempre un mismo candidato, así como su CNV.

    Sobre los salarios, hoy en día las diferencias se han disparado. Y yo creo que tienen más que ver con el tamaño de la empresa o lo que estén dispuestos a pagar, no tanto con el sector. Hablo de puestos de técnico o manager donde puede llegar a haber unas diferencias de 20K entre unas empresas y otras.

    Un saludo,
    Sonia

    • Buenos días, Sonia. Gracias a ti por leer el blog.
      Realmente, hay muchos factores internos del entrevistador, pero también externos, que influyen en la decisión. En ocasiones, uno sale de la entrevista con buenas perspectivas, pero es descartado por motivos que incluso van más allá que la decisión del entrevistador. Es difícil. Nosotros a hacerlo lo mejor que podamos.
      En cuanto al salario, en los puesto que comentas, es cierto que se puede dar esta circunstancia. la franja que hemos de dar, podría ser una media de lo que hemos visto en otros anuncios similares, y si el salario es elevado, el intervalo puede ser más amplio.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*