DIME CÓMO BUSCAS TRABAJO Y TE DIRÉ CÓMO TRABAJAS (2º acto)

En la anterior entrada hacía referencia a lo que no se debe hacer a la hora de buscar trabajo, pues ,cómo actuamos y qué competencias ponemos en juego en la búsqueda aportan una gran información al entrevistador de cómo somos y cómo podemos trabajar.

Sabiendo alguna de las cosas que no deberíamos hacer, ¿cómo debemos actuar entonces? Pues como se esperaría que se actuase en un trabajo:Buscas trabajo

– Con organización: Registra las ofertas a las que te apuntas. As
í sabrás, cuando te llamen para una entrevista, qué oferta es, lo que te permitirá prepararte bien la entrevista (próximamente hablaré de este punto). Prepara todos los documentos que necesites posiblemente en una entrevista. Organízate los cv’s y las cartas de presentación en tu ordenador, para que sepas cuál has enviado a una oferta en concreto. No vayas a la entrevista sin recordar el nombre del entrevistador o equivocándote de dirección.

– Con actividad, entusiasmo y dinamismo. A la pregunta, ¿está en otros procesos de selección? Mucha gente responde
que no, no vaya a pensar el entrevistador que le interesa más otras ofertas. Esto es equivocado. Estar en otros procesos significa que buscas trabajo de forma activa, que te interesa trabajar y que otros han valorado positivamente tu currículum.

También te ha de interesar la oferta. Ojo, digo interesar, no mostrar interés, como otras veces he leído. Cuando el sentimiento es real da más seguridad al entrevistador.

¡Ah! Y si estás en Linkedin, comparte, participa.

– Con positivismo. Seamos claros, ¿quién quiere a alguien negativo trabajando a tu lado? Una persona negativa pone palos a las ruedas, lo que va en contra del avance de la empresa. En una entrevista se detecta con facilidad estas actitudes, no sólo por la comunicación verbal, sino, y sobretodo, por la no verbal. Por ejemplo, muchos candidatos van a la entrevista pensando que no lo van a coger y no, únicamente, por razones de inseguridad, también porque consideran que la entrevista es un bulo porque habrá ya alguien seleccionado. Esto nos sitúa en contra de la entrevista y del entrevistador. Esta actitud se refleja en la cara y en el resto del cuerpo. Pensemos que estamos en un despacho solos cara a cara con el técnico de selección, con una larga experiencia y con conocimientos sobre la comunicación verbal. Se ve todo fácilmente.

– Con análisis. Estudia la oferta. Lee más allá de lo que dice. ¿Qué pueden necesitar? ¿Por qué un requisito u otro? Como he dicho antes, registra las ofertas a las que te apuntas. Mira por qué en una estás en proceso y por qué en otras no: ¿Cumples todo el perfil? ¿Está lo que pide la oferta anotado en tu currículum? ¿En qué posición te inscribiste (lo anotas?)?

Estudia el currículum. ¿Es idóneo para esta oferta? ¿La información interesante es fácilmente visible? ¿Te contratarías a ti mismo después de leer el currículum? Pregúntale a alguien más de confianza.

– Diferénciate. Cuida los detalles. Ten un currículum diferente, no hace falta que sea creativo, pero sí diferente. Cuando envíes un currículum por correo no pongas en el asunto lo mismo que pone todo el mundo (currículum). Pon, por ejemplo, currículum de____ , profesión y teléfono. Así además se verá que estás en todos los detalles. Pon, por ejemplo, un código QR en tu CV con enlace a tu Linkedin. Puede ir bien para el entrevistador leer el currículum vía móvil porque no está delante del ordenador. Créate una firma personal de correo con el Wisetamp. Ten tu currículum fácilmente accesible desde el móvil, por si te lo piden…

– Con seguridad. Conoce bien la oferta, tu currículum, tu profesión, el sector, las preguntas que te pueden hacer en una entrevista… Maneja tú la situación y ya verás que la seguridad que emanas en una entrevista será bien valorada.

– Con actitud de venta. No empieces una carta de presentación diciendo qué no tienes en relación a la oferta, conoce tus puntos fuertes. Clasifica la información en tu currículum de forma que lo más importante se vea primero y muy fácilmente. Créate una imagen personal acorde con tu trabajo. Prueba un about.me.

Os aseguro que me quedo corto. Podría estar enumerando más actitudes que nos pueden acercar a la consecución de un empleo. Poco a poco. Además, todo este post es muy general. Iré desgranando cada punto.

Espero que os haya sido de interés.

Un saludo.

Francesc Gelida

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*