¿Cuánto desea cobrar? o ¿Cuáles son sus expectativas salariales?

¿Cuanto desea cobrar? O también, ¿cuáles son sus expectativas salariales?

Éstas preguntas se repiten a menudo en una entrevista de selección, descolocando al candidato, como otras tantas preguntas.

Para entender el por qué de esta pregunta, hemos de repasar el por qué de una entrevista de trabajo.

Una entrevista sirve al técnico de selección para:

– Conocer el candidato personalmente. Una imagen y una interrelación personal vale más que el currículum.

– Ver que lo indicado en el currículum es cierto y aclarar las dudas que nos ha generado.

– Conocer las competencias de los candidatos así como su nivel técnico.

– Valorar la confianza que le genera el candidato y la inclusión del mismo en el grupo de trabajo (¿Cumple con los requisitos del puesto? ¿Tiene el nivel esperado para las funciones que deberá implementar? ¿Será un candidato facilitador del trabajo o generará conflictos su inclusión en el grupo de trabajo?).

No soy muy amigo de hacer esta pregunta cuando he hecho entrevistas de selección, pues considero que lo que evalúa se puede saber de otras formas y creo que las condiciones han de estar claras. Aún así. se pregunta por las expectativas salariales, entonces, ¿qué se espera del candidato?:

  • Que conozca la profesión y las condiciones que le rodean. Salario
  • Que se sitúe en el intervalo “normal” del puesto de trabajo. Que sepa cuánto se paga actualmente por esa profesión y esas funciones.
  • Que, en la respuesta, se pongan en juego unas competencias, además de los conocimientos indicados (decisión, naturalidad, seguridad, claridad…).
  • Que su intervalo se adapte al salario que ofrece la empresa o, en caso de que sea superior, le interese corregir su interés económico.
  • Con esta pregunta se conoce tu valoración personal-profesional. Cómo te valoras profesionalmente, conociendo la profesión y su situación actual en el mercado laboral.

Muchos candidatos creen que en función del salario que se diga, te ofrecerán menos de lo que en un principio te iban a ofrecer. Puede que algún caso sea así, pero lo dudo para la mayoría de casos. No conozco a empresas que sus trabajadores, en las mismas condiciones, funciones, experiencia y antigüedad, cobren en función de lo que hayan dicho en la entrevista. El salario está bien estipulado por norma en la empresa. Otra cosa es una empresa pequeña donde ese puesto de trabajo aún no existe, o como mínimo, no existe con ese cargo. En estos casos puede pasar que esta pregunta sea para valorar qué salario se ofrece.

Sabiendo esto… ¿qué podemos responder si nos preguntan por las expectativas salariales?

Primero de todo, hay que dar una respuesta. Como ya he indicado anteriormente en otros posts, no es correcto no responder una pregunta o responderla con evasivas.

Haced un mini estudio. Coged los portales con más ofertas de vuestra profesión (Infojobs, por ejemplo) o algún metabuscador (Indeed, por ejemplo). Buscad ofertas de la profesión que buscáis, con requisitos similares a los vuestros (años de experiencia, fomación, conocimientos..) y escoged unas diez ofertas que indiquen salario en vuestra provincia. Que sean ofertas de los últimos meses (si son actuales, mejor). De los salarios indicados, pasarlos a jornada completa (aplicad una regla de tres en el caso que sean jornadas parciales) y a brutos año. Y haced la moda, o sea, escoged el intervalo que más se repite (la horquilla entre trabajos de menos de 30000 euros años puede ser de 3000 de diferencia. En salarios superiores, podemos ampliar la horquilla). Ese es el valor que podemos indicar.

Una posible buena respuesta, donde podemos demostrar el conocimiento que tenemos de lo que se cobra actualmente en nuestra profesión al mismo tiempo que indicamos el “valor económico” que tiene nuestro trabajo es indicar lo que cobrábamos en el último trabajo pero que estamos dispuestos a cobrar lo que establece actualmente el mercado, conocedores de su descenso en salarios. También podemos indicar que nos gustaría una mejora en medida que la situación económica también mejore.

Está claro que hay personas que puede ser que no le interese esta horquilla y quiera pedir más. Aquí ya entra en juego la situación personal de cada uno. Mientras se pueda y no se quiera trabajar por menos, se puede indicar unas cantidades por encima de lo que marca en general el mercado laboral. Después se estará a tiempo, si es necesario, de corregir.

Sabiendo todo esto… ¿qué no debemos responder a la pregunta sobre las expectativas salariales?:

  • No lo sé“. El desconocimiento o la evasión del tema no es buena compañera. La competencia que ponemos en juego es la evasión o la no búsqueda de información. Evadimos porque nos es incómodo responder esta pregunta por miedo a no acertar y que no nos contraten porque podemos dar un valor por encima o por debajo de lo que ofrecen. Mejor buscar la información como he indicado antes. Además, cuando la empresa nos pregunte por algo de nuestro trabajo que puede ser responsabilidad nuestra… ¿responderemos así? ¿Con evasivas y sin responder el problema?
  • Lo que ustedes paguen me parece bien“. De nuevo, no nos hemos informado y hemos infravalorado, además, nuestra forma de trabajar. Podemos indicar una horquilla deseable aunque podamos modificarla por nuestro interés en trabajar. Pero no parecer totalmente adaptables sin un criterio profesional. ¿Si fueseis autónomos le diríais al cliente que os pagase lo que él quiera?
  • No debemos indicar un salario bastante por encima de lo que actualmente se cobra, porque la negociación sería bastante imposible, estamos dejando claro que no conocemos la situación actual y que posiblemente no estemos a gusto cobrando menos y, en el caso de que aceptemos el trabajo, cambiemos a la mínima oportunidad. Tampoco debemos indicar un salario por debajo de la moda, pues sería infravaloración.
  • Según convenio“. ¿Y cuál es nuestro convenio? ¿Indica alguna cosa sobre las expectativas salariales? Además, hoy día, con la reforma laboral, los salarios indicados en los convenios no son muy tenidos en cuenta, por desgracia. Es mejor conocer el valor actual de tu profesión en el mercado de trabajo. Y la respuesta está en las ofertas.

Por tanto, para asegurar una buena respuesta a esta pregunta nos la tenemos que preparar y así dejaremos de tenerle miedo.

Como ya he indicado en otros posts, si queréis que analice una pregunta que os hayan hecho en una entrevista o una de las preguntas típicas, comentármelo e intentaré daros una respuesta.

Espero que os haya sido de interés. Y si es así, ¡compartid!

Un saludo,

 

Posts relacionados:

Otra pregunta: “tres puntos débiles”.

Éxito en la entrevista: Liderazgo personal y locus de control

Sobre la comunicación no verbal

3 pensamientos sobre “¿Cuánto desea cobrar? o ¿Cuáles son sus expectativas salariales?

  1. Todos estos consejos son muy buenos, pero cuando te encuentras con una situación en la que no puedes realizar el trabajo que se ha hecho toda la vida por enenfermedad ¿ que opciones tenemos?

    • Hola Adela.
      Ciertamente, hay situaciones como la que dices que hacen más difícil la reincorporación al trabajo. Además, es una situación complicada, por la enfermedad más la imposibilidad de seguir trabajando de lo mismo. No sé si ya has ido a un buen orientador laboral. Tampoco sé tu caso concreto. Si quieres puedes enviarme un mail al correo que aparece en el blog explicándome la situación y, a lo mejor, así puedo ayudarte mejor. Un saludo.

  2. Pingback: ¿Cómo ha ido la entrevista? Análisis posterior de la entrevista - El candidato idóneo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*