Construyendo la imagen del candidato

En otro post escribí sobre la importancia de la primera impresión en un proceso de selección. Me centré en qué tiene de cierto y a qué se debe. Hoy os explico cómo dar una buena primera impresión, como la persona que selecciona se forma una imagen del candidato … antes de la entrevista.

Antes de una primera impresión presencial, los encargados de realizar un proceso de selección, tienen ya una primera imagen del candidato creada a partir de un currículum, de un perfil de un portal donde nos hemos inscrito en una oferta o de un mail o carta de presentación. Por lo tanto, deberíamos distinguir entre una primera impresión en el primer contacto físico o verbal y una primera impresión previa a ese contacto.

Imaginad que os explico que esta semana he de entrevistar a un abogado para una oferta de un buffet de abogados especializado en causas sociales. El candidato, de 25 años, aún no ha trabajado en su profesión y en su currículum dice que es entrenador de futbol base y que ha trabajado en diversos trabajos diferentes durante la carrera, incluso en un McDonald’s. En su currículum destaca que es una persona comprometida con la empresa, hábil en el trato y con facilidad negociadora y ambiciosa. Hizo prácticas como abogado en una gran empresa del sector de alimentación.

Ya tenemos una primera impresión. Seguramente, muchos de vosotros habéis recurrido, incluso, a alguna imagen del candidato. Es un mecanismo de nuestro cerebro. Tiende a categorizar la información dentro de un sistema que tenemos aprendido. Así se hace más digerible la información que entra. El cerebro intenta comprender todo lo que ocurre. Si es necesario, crea imágenes donde no las hay.

De hecho, es posible que algunos de vosotros, leyendo la descripción, ya os hayáis posicionado a favor de seleccionarlo o no. Y todo esto, lo hemos hecho sin tener una foto… Imaginad cuando se introduce la foto en el currículum. Una buena foto puede ayudar, una mal escogida, no. Para más información sobre la foto en el currículum, clicad en el enlace de arriba.

Esto también le ocurre a la persona encargada de la selección. Al leer unos datos, los interpreta; crea una primera imagen de la persona que puede resultar positiva o no. Esta imagen creada puede favorecer la llamada para entrevistarlo o puede hacer que se decline a favor de otro candidato.

En el momento que se tienen datos de un candidato, ya se genera una primera impresión. A esta impresión le sigue una serie de hipótesis o dudas que, si son salvables, se tendrán que resolver en una entrevista, pero a veces los datos aportados te alejan del perfil de la oferta, por lo que el candidato puede quedar descartado.

Por lo tanto, esa primera impresión previa o la construcción de la imagen del candidato se da en:

  • EL CURRÍCULUM. La trayectoria, la forma de redactar, cómo clasifica el candidato la información en el currículum y la presentación, da información sobre él y ayuda a crear una primera imagen del candidato. Destacar:
    • La importancia de la foto.
    • Lo más interesante para la oferta, debe aparecer cuanto antes. El currículum es nuestra herramienta de marketing, por lo tanto, estructurémoslo de la forma más adecuada para nuestros intereses, sin perder la coherencia interna del currículum, o sea, sin que se convierta en algo ininteligible o incomprensible.
    • Destaquemos la información relevante para ese puesto de trabajo. Al fin y al cabo, estamos hablando de adaptar el currículum. También en este enlace tenéis ejemplos de currículum adaptados.
  • LA CARTA DE PRESENTACIÓN. También adaptada a la oferta. No da una buena imagen cuando enviamos una carta de presentación nada adaptada o cuando es un tipo de carta que corre por internet y que todo el mundo presenta. De estas hay muchas. En este enlace tenéis un ejercicio de adaptación de la carta a una oferta. Recordad que, en una autocandidatura, la carta de presentación no se adjunta, sino que es el cuerpo del correo electrónico.
  • PERFIL DE PORTAL DE EMPLEO O RED SOCIAL Si nos hemos apuntado a una oferta por estas vías, evidentemente, la primera imagen de nosotros la recoge de nuestro perfil, por lo que éste ha de estar perfectamente completado y bien redactado. Podéis clicar en los enlaces del tutorial de Linkedin y el tutorial de Infojobs para más información sobre ellos.Imagen del candidato
    Puede suceder que el encargado de un proceso de selección haya buscado directamente a los candidatos por la red social de Linkedin o por algún portal de empleo que permita esta opción sin publicar una oferta. En este caso, si no se han puesto en contacto con nosotros, no sabremos el motivo por el que no les ha interesado nuestro perfil. Es muy importante tener un perfil muy buen completado y llamativo. Sobre todo, esto se requiere con un nivel de mayor complejidad en Linkedin. Por eso os invito a que leáis los tutoriales que, aunque extensos, os aseguro que funcionan a la perfección.

A partir de este primer contacto, hay otros puntos de contacto, previos a la entrevista, que hemos de considerar, pues de lo contrario, puede que no lleguemos a la citada entrevista:

  • REDES SOCIALES… de nuevo. Nos pueden buscar por las redes y ver qué imagen explotamos de nosotros en ellas, qué mantenemos compartido de forma pública. Hemos de ejercer un control sobre la imagen nuestra en las redes sociales. Seguramente, la mayoría de imágenes, comentarios y contenido que vertemos en la red social, no nos aleja de la llamada para la entrevista, aunque ayuda a forjar una imagen del candidato. Pero al contrario de lo que se piensa, más que para descartar, la imagen en las redes sociales puede ayudar a generar atracción hacia el perfil del candidato. ¿Cómo? Utilizando las redes de forma profesional, dando una imagen profesional en ellas. Esto llama más la atención, de forma positiva profesionalmente hablando, que un sinfín de fiestas y foto de gatitos que hacen cosas, muy divertidas y bonitas, seguramente, pero que aportan menos valor a la candidatura.
    Este es un tema controvertido que analizaré en otro post en el que veremos qué podemos hacer para mantener un perfil público atrayente laboralmente sin convertir la red social sólo en un ámbito laboral más, pues a lo mejor lo queremos hacerla servir para temas personales, evidentemente.
  • LLAMADA TELEFÓNICA. La imagen del candidato toma una nueva frma cuando se conoce su voz, su forma de hablar y expresar. De hecho, en ocasiones ya se ha convertido en una primera entrevista: la entrevista telefónica, que ya permite una primera criba después de la curricular. Por tanto, una llamada puede ser para ser citado para una entrevista o para ser entrevistado.
    En el primer caso, la información que se recoge es mucho menor, pero ya podemos dar indicios de quienes somos. Es importante tener en cuenta en la llamada telefónica:

    • Hacer el cambio de chip. Si alguien está en situación de búsqueda de empleo y recibe una llamada, ha de cambiar el chip de lo que sea que esté haciendo, pensando o sucediendo y responder la llamada profesionalmente. Hay quien no lo hace y si está en un momento de tensión o estrés, lleva este estado de ánimo a la respuesta y al comportamiento durante la llamada. A veces. esto ha significado no anotar bien la dirección o el nombre de la persona que hará la entrevista o no haber respondido bien durante la llamada.
    • Ser un profesional durante la llamada. Ya podemos poner en juego una serie de competencias en la llamada. Gestión, organización, planificación, prevención, comunicación, empatía…
    • Evitemos el efecto “llamada compañía telefónica”. Hay personas que, ante un número desconocido o largo, responde mal, posiblemente por el cansancio de las llamadas de compañías telefónicas, eléctricas… y, en algún caso, puede ser que sea una llamada de trabajo. Estamos en situación de búsqueda de empleo. Esto no puede pasar (os lo aseguro que me han respondido mal muchísimas veces).
    • Por último, no cogiendo el teléfono y no devolviendo la llamada también se da informaciónnegativa. Sobre todo, si el técnico de selección vuelve a llamar, al cabo de un rato, y de nuevo ni le cogen ni le devuelven la llamada otra vez. Es lo mismo que antes: estamos en situación de búsqueda de empleo. No podemos no devolver la llamada (no cogerlo, se entiende que no siempre puedes o lo escuchas).
  • Por último, puede que la llamada se convierta en una entrevista telefónica, por lo que se recogen más datos. Pero en este caso, ya lo comenté en el post sobre entrevista telefónica.

Faltaría ahora la primera impresión en la entrevista. El primer minuto de la entrevista… El primer contacto visual donde ocurren mecanismos muy interesantes, no sólo en el cerebro de quien selecciona… lo veremos en un siguiente post que este ya se me ha hecho largo…

Hasta entonces, espero que este haya sido de vuestro interés.

3 pensamientos sobre “Construyendo la imagen del candidato

  1. Hola, Francesc

    ¿Es recomendable envíar cartas de presentación en portales como Infojobs cuando la piden en el momento de inscripción en la oferta? ¿Es mejor esperar a que pidan el CV por email?

    Hay un punto de la imagen del que me gustaría aprender: recomendaciones de antiguos trabajos.

    Como comentario critico, decir que soy escéptico sobre incluir fotos. Si bien es cierto que ponerle cara al curriculum puede ayudar, cuando en una empresa la foto es obligación ‘de facto’ sospecho que siguen un criterio de discriminación no muy ético (racial, edad, belleza…), que solo estaría justificado para trabajos muy concretos, como hacer un papel en una represantación teatral o un trabajo para vender una imagen en concreto.

    Saludos y no dejes de publicar! 😀

  2. Hola Francesc quería saber tu opinión. Cuándo me renuncie a mi trabajo dije que renunciaba porque ya habia tocado un techo y además me.quería mudar por la.inseguridad.
    Resulta.que en la entrevista solo dije que el mitivo fue por la mudanza.
    Ahora resulta que se comunicaron xonC la referencia y esta expuso que el motivo de mi desvinculación fue que encontré un techo y quería cambiar de rumbo.Cómo piensas que van a tomar esto en la.consultora de rrhh?
    Muchas gracias

    • Buenos días, Esteban. Depende. Seguramente tendrá que ver de qué es el nuevo puesto de trabajo y si es del mismo nivel o no. Pero también entra en juego la opinión muy personal de quien te entrevistara. Es difícil de saber.
      Gracias por leer el post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*