¿Cómo ha ido la entrevista? Análisis posterior de la entrevista

¿Cuántas veces salimos de una entrevista sin saber cómo ha ido? ¿O creemos que ha ido bien y no somos finalmente el candidato escogido? ¿O viceversa?

Hemos escuchado en ocasiones que, después de la entrevista, hemos de analizar cómo lo hemos hecho, pero raramente realizamos este análisis de forma exhausta. De hecho, no solemos tener una guía de qué hemos de revisar después. Y revisar cómo ha ido es importante para no cometer, en la siguiente entrevista, los errores que hemos cometido en ésta.

¿Cómo lo hacemos?

Análisis entrevista

Primero, hemos de tener en cuenta que revisar la entrevista realizada nos permite preparar la siguiente entrevista y que servirá más para esto que para tener una idea clara de cómo ha ido.

Por norma, cuando las sensaciones son buenas, suele querer decir que la entrevista ha ido bien, pero no es 100% seguro que seamos el candidato escogido. No hemos estado en entrevistas de otros candidatos y puede que haya otro que la empresa considere más idóneo que nosotros.

Al contrario pasa menos, pero puede pasar. A veces la entrevista no nos parece que haya ido bien, pero nos contratan. Esto puede ocurrir cuando estamos delante de un entrevistador que da poco juego, severo, directo y que no da a entender con sus gestos que la cosa vaya bien. Pero es un estilo de entrevistador.

Sabiendo que hay muchos factores que inciden en la selección del candidato, ¿en qué podemos fijarnos para hacer la evaluación?

La metodología que yo propongo es la siguiente.

Empecemos el análisis en el camino de vuelta a casa, no dejemos pasar mucho tiempo porque la memoria puede fallar. Hagamos el análisis lineal. Desde que hemos salido de casa (¿hemos salido tarde? ¿Nos ha afectado la ansiedad por no llegar?) hasta que hemos llegado a la entrevista (¿Qué ha pasado en la recepción? ¿Hemos llegado tranquilos? Si no es así, ¿por qué? ¿Qué ha pasado para ponernos nerviosos? A veces, tenemos más ansiedad en una entrevista que en nuestro día a día, pero pueden pasar cosas que nos pongan más nerviosos: la llamada de un familiar, problemas con el transporte, nos han dicho que hemos sido descartados para una oferta que nos interesaba, de camino a la entrevista, o hemos pensado en demasía en otras entrevistas que no han ido bien, aumentando nuestra ansiedad) y hasta el final de la misma (¿Qué preguntas nos han hecho? ¿En cuál nos hemos encallado? ¿En qué momento nos hemos sentido más inseguros? ¿Nos hemos sentido cómodos con la comunicación no verbal o la hemos tenido demasiado en cuenta? ¿Hay algo del entrevistador que nos haya puesto nervioso?).

Pensemos en lo que ha pasado paso por paso. Intentemos detectar nuestros pensamientos ante cada suceso de la entrevista. Y pensarlo linealmente hace más fácil el acceso a esta información. Por eso no podemos dejar pasar mucho tiempo desde que se ha hecho la entrevista.

Algunas de las preguntas que podemos hacernos que pueden ayudar a analizar la entrevista, a parte de las que he comentado, son:

  • Antes de llegar a la entrevista:

¿He organizado bien el trayecto?

¿Me he avanzado a posibles imprevistos?

¿Ha habido algún factor inesperado que me ha generado ansiedad?

¿Mi actitud ha sido la correcta o he tenido pensamientos sobre la entrevista y mis posibilidades que me han afectado después?

¿He repasado el CV y la oferta de camino a la entrevista? En caso afirmativo, ¿me ha ayudado o no?

¿Hay algún hecho que me haya influenciado, positiva o negativamente, para la entrevista?

¿Me he equivocado a la hora de apuntar la dirección?

  • Sala de espera- llegada a la empresa

En caso de que haya habido tiempo de espera extra, ¿me ha afectado?

¿Recordaba el nombre del entrevistador?

¿Ha pasado algo en la sala de espera que me haya incomodado?

  • Saludo con el entrevistador y primer minuto

¿Ha sido correcto el choque de manos? En caso que no lo haya sido, ¿me ha afectado?

¿Qué sensación me ha dado de entrada el entrevistador?

Mi actitud de entrada, ¿cómo ha sido? ¿Enérgica? ¿Dubitativa? ¿A la expectativa? ¿Por qué? (Recordemos que la seguridad en uno mismo y en su trabajo, es básica. En los primeros momentos, ya hemos de tener el “traje de trabajador seguro” puesto. Si no, puede afectar a la sensación primera que tenga el entrevistador)

¿Me he sentido cómodo en la silla? ¿He adquirido una posición correcta? (Importante para afrontar bien la entrevista).

¿Me he avanzado a alguna indicación del entrevistador?

  • Durante la entrevista

¿Qué preguntas, una por una, me ha hecho el entrevistador? ¿Me he sentido cómodo con las preguntas?

¿Me he dejado alguna pregunta por hacer?

¿Mi comunicación ha sido clara?

¿Le he explicado aquello que quería?

¿He resuelto situaciones/preguntas imprevistas? ¿Qué preguntas han sido las que me han generado dudas o no he sabido responder o venderme bien? (Las hemos de anotar para preparárnoslas para la siguiente entrevista).

La comunicación no verbal, ¿ha sido correcta? ¿Y la verbal?

¿He usado mucho entradas a frase como “eeeh”, “pues…”? (Demuestran, en un uso continuado, inseguridad o desconocimiento del propio CV o de la profesión).

¿He tardado en responder alguna pregunta?

¿Me he despistado durante la entrevista y no he escuchado en algún momento al entrevistador?

¿Qué tipo de entrevistador era? ¿Agresivo, facilitador, directo…? ¿Me ha ayudado o me ha ido en contra? ¿Qué creo que debería hacer en la siguiente entrevista?

  • Momento final de la entrevista

La despedida, ¿ha sido correcta o he tenido alguna actitud de incertidumbre por alguna pregunta que no he hecho, por ejemplo?

¿Le he preguntado por cuál será el siguiente paso del proceso y si me avisarán?

¿Qué sensación final de la entrevista tengo?

¿Ha dado algún mensaje, positivo o no el entrevistador?

Podrían ser más. Pero es un buen compendio.

Posteriormente, habría que hacer un listado de los puntos débiles o errores surgidos de la entrevista para trabajarlos para la siguiente. Puede parecer una tarea ardua, pero, en 30 minutos, el tiempo de volver a casa, se puede. Hay que plantearse, una vez hecho el análisis, cómo corregir los errores realizados, de cara a la siguiente entrevista.

En próximos posts, iré tratando algunos de los temas aquí mencionados,

Y vosotros… ¿analizáis la entrevista?

Posts relacionados:

 DÍGAME TRES PUNTOS DÉBILES…
CÓMO Y CUÁNDO PREGUNTAR POR EL SALARIO EN UNA ENTREVISTA
¿CUÁNTO DESEA COBRAR?
¿HE DE LLAMAR DESPUÉS DE UNA ENTREVISTA DE TRABAJO?
ÉXITO EN LA ENTREVISTA (5): PREGUNTAS CLAVE (I). MOTIVO DE FIN DE CONTRATO.
ÉXITO EN LA ENTREVISTA (4): LIDERAZGO PERSONAL Y LOCUS DE CONTROL
ÉXITO EN LA ENTREVISTA (3): PREPARACIÓN
ÉXITO EN LA ENTREVISTA (2): PREJUICIOS Y RESISTENCIA
ÉXITO EN LA ENTREVISTA (1): OLVIDAR TODO LO QUE HE LEÍDO SOBRE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*