BÚSQUEDA DE TRABAJO: POSITIVO… NEGATIVO… REALISTA

No todo lo que voy a escribir va a gustar a todo el mundo. Seguramente, este es uno de esos escritos que pueden incomodar a alguna persona. Pero creo que hay que decirlo.

Cada uno es como es. Y eso influye evidentemente en cómo se afronta la búsqueda de empleo.  A pesar de que el carácter y las creencias están muy arraigadas a nuestro ser, puede que sea bueno hacer un cambio para afrontar con garantías la búsqueda de empleo.

La verdad es que este post lo escribo por estar en desacuerdo con muchos artículos escritos sobre la búsqueda de trabajo, que son extremadamente positivos, rezuman positividad.

Lo reconozco, no soy positivo, no en exceso. A pesar de haber estudiado humanidades, giro hacia lo científico, y creo que las cosas son como son ( y después, claro, el cerebro puede jugar a desvirtuar la realidad más o menos). Prefiero analizar los datos, conocer todo en su complejidad y así decidir cómo actuar, conociendo de antemano las posibilidades reales de éxito o fracaso.

A partir de aquí, intento dotar mis acciones de un punto positivo para motivarme.

Otra cosa es el exceso de positivismo, más propio de libros de autoayuda (ojo, que los hay muy buenos, pero también hay mucha filosofía simple para vender) que en ocasiones aparecen en los consejos que dan profesionales a las personas que buscan empleo.

Es positivo ser realista y conocer bien las posibilidades. A partir de aquí, motivarme, dotarme de algo de positivismo para iniciar y mantener mi marcha. Pero nunca creamos que siendo positivo tenemos bastante.

Cuando atiendo a un nuevo usuario del servicio en el que trabajo de búsqueda de empleo, les explico los porcentajes de inserción del grupo de persona al que pertenece por edad, profesión… Les explico qué actitudes hemos visto que son buenas y cuáles no.  Pero nunca les digo que con actitud positiva se consigue el trabajo. Se necesita algo más. Pero el conocimiento y cómo analizamos los datos nos ayuda mucho a determinar nuestra actitud y a actuar de forma no errante para favorecer la inserción.

Eso sí, si he de escoger entre ser pesimista o negativo y positivo en exceso, me quedo con lo segundo. Negativo nunca. ¿Por qué?

1. Las personas negativas tienen más prejuicios e ideas negativas que no ayudan a la búsqueda de trabajo.

2. Buscan o encuentran menos ofertas pues están más cansados.

3. Su actitud es más pasiva y su actividad es menor.

4. Tienen mayor resistencia a la formación, orientación y a los consejos que les puedan dar los técnicos expertos en el mercado laboral.

5. Focalizan más la atención en lo que va contra el objetivo de encontrar trabajo que en los que van a favor (p.ej., ver más los requisitos que no se cumplen que los que se cumplen, aunque los que no se cumplen estén en la categoría de “valorable”).

6. Muestran resistencia a las “buenas noticias” (una oferta en que se cumple los requisitos, puede que antes de inscribirse se deje ir algún comentario como “pero seguro que ya tienen a alguien para el puesto…” por ejemplo).

Cierto que a ello también se une otro factor, la resistencia (no al cambio, sino resistencia como fortaleza). Coloquialmente, la capacidad de aguante. Hay personas con locus de control externo, cansados de la búsqueda de trabajo, pero que siguen al pie de cañón. ¿Por qué? Porque resisten. El problema es que puede ser que lo sigan intentando del mismo modo. Como mínimo, un buen nivel de resistencia permite asegurar más el éxito a pesar del locus de control externo.

Por último, para aclarar, con esto no estoy diciendo que no crea en el positivismo basado en el “vamos, eres el mejor”… simplemente creo que por sí sólo no vale y es vacío. Servirá para empezar muy rápido a correr, pero no acabaremos la maratón. Creo que es útil sustentarlo en una base realista, analizando, discurriendo y decidiendo, con fuerza, pero también con criterio.

Yo, por mi parte, escojo ser realista positivo. Creo, en mi humilde opinión, que ofrece más garantías de éxito para afrontar situaciones como la búsqueda de trabajo.

Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*